sociedad

Héctor Artiles, el lagunero que se sube al escenario de Eurovisión: “Es un sueño; estar aquí ya es ganar”

Este joven canario asegura estar nervioso por salir al escenario y confía en 'Voy a quedarme', la balada que interpretará junto a Blas Cantó, como corista, en este certamen que se celebra el sábado 22 de mayo
Héctor Artiles

Héctor Artiles es un joven lagunero, amante de la música, que a sus 35 años ha logrado llegar a Eurovisión, uno de los escenarios más emblemáticos de la canción en Europa. Un certamen que este sábado celebra su edición número 65 en el Ahoy Rotterdam, Países Bajos, después de que el año pasado la pandemia del Covid obligara a cancelar la cita.

Con una amplia formación y trayectoria musical, y una voz que no deja indiferente a nadie, Héctor se embarca con mucha ilusión, por primera vez, en esta aventura. Acompaña en el escenario, en el coro, al cantante Blas Cantó. Y lo hace junto a otros cuatro jóvenes, dos de ellos de Gran Canaria.

Restan apenas 48 horas para que se celebre este certamen y los nervios de este joven tinerfeño están a flor de piel. Confiado en el potencial de España e ilusionado con su participación, Héctor, asegura que representar a España en Eurovisión es una de las experiencias más enriquecedoras de su vida.

Héctor Artiles junto a Blas Cantó y el resto de sus compañeros

– ¿Cómo llega un tinerfeño como usted a Eurovisión?

“Eurovisión llega a mi vida prácticamente por casualidad. Yo nunca pensé que iba a estar en un festival como este. Todo comienza en 2019, cuando conocí a Blas Cantó porque tenemos amigos en común y él tiene familia en Gran Canaria. Blas necesitaba por aquel entonces a dos personas para su tour ‘Complicados’ y, concretamente, a un corista masculino, y yo acababa de lanzar mi segundo single. Vio que mi voz podía complementar muy bien con la suya y nos fuimos de gira. Antes de acabarla nos enteramos de que Blas iba a representar a España en 2020 en Eurovisión y decidió contar conmigo, y otras cuatro personas más, y ha sido maravilloso”.

– ¿Siempre le gustó la música?

“Sí, en mi casa siempre se escuchó muchísima música y desde que era niño estaba acostumbrado a escuchar a los Beatles, a Nina Simone, a whitney houston… Era mi madre la que solía poner música en casa, ella siempre estaba cantando (sonríe al recordarlo). Jazz, Soul, R&B, pop y música de los 60. Siempre me sentaba con mi madre a cantar y ahí es cuando me di cuenta de que me gustaba el mundo de la música, pero lo mantuve bastante escondido durante toda mi adolescencia. Un día, en un karaoke, con mis amigos canté una canción de Marc Anthony y se quedaron sorprendidos. Ahí es cuando empecé a romper el miedo a cantar en público, porque nadie sabía que cantaba, y a tener claro que mi futuro tenía que estar vinculado a la música”.

– ¿Cuál ha sido su formación y trayectoria hasta llegar a este punto?

“Desde que me di cuenta de que me gustaba la música hasta que decidí comenzar a dedicarme profesionalmente a ella pasaron bastantes años. Comencé en 2015 a cantar en el mundo de las orquestas y esto me dio la oportunidad de viajar a Galicia y estar en escenarios grandes. Volví a Tenerife y comencé en el mundo del Góspel, donde aprendí a crear melodías, a cantar en coro y a combinar voces. Me formé con profesores de la isla para mejorar la técnica porque hasta entonces yo cantaba de forma natural. Ahí es cuando empecé a sentirme más seguro. Comencé a escribir y a componer música propia. Lancé temas propios y creé un dúo con un guitarrista, Alfred, al que le tengo mucho cariño. Con él actué en muchos sitios en Tenerife y todo esto me llevó a actuar en los escenarios con Blas Cantó”.

– ¿Se dedica a la música exclusivamente o lo hace por hobby?

“Ahora solo intento dedicarme a la música aunque es un mundo muy difícil además de por la pandemia del Covid. Cuesta muchísimo pero por este motivo agradezco tener esta oportunidad, justo ahora, porque es como un respiro y una dosis de esperanza para ver más allá de lo que veníamos viviendo. Al principio, la música siempre fue un hobby para mí porque estaba relacionado con la carrera que estudié, con la Diplomatura de Turismo. Sin embargo, di el paso para convertir la música en mi principal trabajo y el turismo pasó a un segundo plano, a ser un hobby. Ahora la música es mi profesión y espero que sea así durante mucho tiempo porque no hay nada que haga más feliz a alguien que dedicarse a lo que más le gusta, y en mi caso es la música”.

– ¿Qué sintió cuando le dijeron que ibas con Blas Cantó a Eurovisión a representar a España?

“Sentí una felicidad enorme, mucho orgullo. Recuerdo que fue en un concierto de Málaga, en Navidad, cuando Blas Cantó decidió aprovechar este momento para comunicarme a mí y a mi compañera Daira, también canaria, que contaba con nosotros para ir a Eurovisión. Estaba nerviosísimo y casi lloramos. Me siento y me sentiré siempre eternamente agradecido. Ahora estoy súper contento por apoyar con mi voz la actuación de este sábado porque, sin duda, es experiencia muy bonita”.

– Actuarán el sábado 22 de mayo después de haberse cancelado la cita del año pasado por la pandemia del Covid. ¿Imagino que tiene muchas ganas ya de salir al escenario, ¿no?

“Sí, tenemos muchísimas ganas de salir al escenario para darlo todo y poder demostrar lo duro que hemos trabajado y hacer una bonita representación de nuestro país. El año pasado fue desastroso a nivel mundial. Se canceló Eurovisión y eso nos dejó muy mal sabor de boca. Blas Cantó nos prometió que estaríamos con él en el escenario en el siguiente festival y lo ha cumplido. Ha sido una espera muy larga, pero por fin estamos aquí y es un sueño”.

– Intentarán romper esa racha de 52 años de sequía eurovisiva para España con ‘Voy a quedarme’. ¿Qué sensación tiene?. ¿Está y están nerviosos en el equipo?

“Estamos nerviosos de felicidad, por salir al escenario y cantar, pero para nada con los resultados. Estar aquí ya es para nosotros un logro, una experiencia increíble. Además, Blas es un artista que va a dejar el listón muy alto. ‘Voy a quedarme’ es una canción preciosa porque tiene un significado muy bonito, tiene un mensaje detrás, no es una canción hecha por cumplir un patrón que encaja en Eurovisión. Es una balada muy bonita y ha tenido mucha aceptación entre el resto de países. Creo que va a ser una actuación preciosa y estamos impacientes”.

– ¿Cuántos componentes son en el coro?

“Somos cinco en el coro. La verdad es que todos son unos compañeros maravillosos y profesionales increíbles. Tenemos dos canarios más, de Gran Canaria. Dangelo y Daira Monzón. Dangelo es uno de los tres compositores de ‘Voy a Quedarme’ y es un gran artista. Daira Monzón es muy conocida en Gran Canaria, tiene una gran trayectoria musical y actualmente está preparando un proyecto muy interesante. Irene Alman ha participado en muchos musicales y eventos y es la vocal coach de Blas Cantó. Es la encargada de que cada nota esté afinada. También está Alba Gil que ganó el programa ‘La Voz 2017’ y participó con Blas Cantó en Eurojunior. Son unos compañeros increíbles y somos una gran familia. Es un gran privilegio poder acompañar a Blas con ellos”.

– ¿Cree en las apuestas?

“Las apuestas pueden dar una estimación de lo que la gente opina pero hasta que no lleguemos a la final nunca se sabe nada. Eurovisión siempre sorprende y España ha ido demostrando con cada ensayo que la puesta en escena es maravillosa y que Blas está cada vez en mejor forma. Ha ido demostrando el talento y el arte que tiene y hemos ido subiendo puestos. La final va a gustar y creo que vamos a quedar en buen lugar. Eurovisión para mí no es solo perder o ganar, es la ilusión de poder estar ahí representando a España. Tenemos la alegría y la presión de representar a un país y para nosotros eso ya es ganar. Ganamos visibilidad y experiencia. No, no creo en las apuestas”.

– ¿Tiene algún país favorito o solo apuesta por España?

“Mi favorito siempre será España, no solo porque formo parte de esta propuesta sino porque me gusta muchísimo Blas como artista y porque la canción tiene un trasfondo muy bonito, está muy bien ejecutada y es una balada muy poderosa. Pero también me gusta mucho Suiza, Francia y Malta. Estos son mis cuatro favoritos”.

– ¿De quién se acuerda estando ahí? ¿Y de quién se acordará cuando suba al escenario del Ahoy Arena en Rotterdam?

“De quien me acuerdo mucho es de mi madre. Ella siempre fue la que me empujó a dedicarme al mundo de la música y para mi es inevitable pensar en ella. La canción está compuesta en honor a la abuela de Blas Cantó que falleció por Covid y la tiene muy presente. La puesta en escena es como subir al cielo y estar en la luna, con las estrellas y con ella. Yo traslado esta historia a mi experiencia personal y se la dedico a mi madre cada vez que la cantamos juntos.

Cuando suba al escenario me acordaré de mi madre, de mi pareja, de mi hermano y de mis amigos que siempre me han apoyado y han apostado por mi. Van a estar en mi corazón y en mi voz cantando junto a mí. Los tengo muy presentes a todos”.

¿Cuál es su siguiente objetivo o sueño en el mundo de la música?

“A corto plazo, cuando llegue a Tenerife, mi idea es lanzar un nuevo single que se llama ‘Light’, del género electrónico y con una vibra especial que espero que tenga muy buena aceptación. También haré una serie de pequeños conciertos en directo. A largo plazo quiero vivir de la música. Sé que es muy difícil pero hay que apoyar el movimiento musical y cultural que se desarrolla Canarias. A veces tenemos la idea de que hay que salir fuera de las Islas para poder demostrar y progresar pero, afortunadamente y poco a poco, se ha ido apoyando más la industria de nuestro archipiélago y hay que seguir haciéndolo. Seguir en el mundo de la música y tener una buena carrera en solitario sería mi gran sueño”.

TE RECOMENDAMOS