Economía

La economía canaria se desploma un 15% en el primer trimestre del año

CEOE-Tenerife estima un menor empeoramiento en los próximos meses y un crecimiento del PIB del 5% a final de 2021

Los últimos meses del año 2021 serán mejores en comparación con los de 2020. Sergio Méndez

El optimismo sobre la recuperación económica empieza a ganar terreno. Este primer trimestre del año ha habido un “menor empeoramiento” interanual de la economía, pero porque se compara con el primer trimestre del 2020, donde la evolución de la economía fue normal, menos las dos últimas semanas de marzo en las que se decretó el estado de alarma.


Según el informe de Coyuntura de la Confederación Provincial de Empresarios de Santa Cruz de Tenerife (CEOE_Tenerife) correspondiente al primer trimestre del año y presentado ayer, la economía canaria se desplomó un 15% en estos primeros tres meses del año, aunque las cifras experimentarán una “notable mejoría en los últimos meses”, llegando incluso a acabar 2021 con un incremento del PIB en torno al 5% o 6%. Ello dependerá de si se cumple el ritmo de vacunación y se alcanza el denominado efecto rebaño (el 70% de la población vacunada) a principios de verano. Una cifra que, según aseguró el presidente de CEOE-Tenerife, José Carlos Francisco, no se producirá hasta finales de agosto o septiembre, “si continúa el ritmo actual de vacunación”.


Francisco aseguró que la economía solo “repuntará” si se alcanza este objetivo, porque los ritmos de vacunación en España se parecen mucho a los de países del entorno, como Alemania, Francia o Italia, donde ya está vacunada alrededor del 30% de la población. En su opinión, esto significará que los movimientos de personas podrían volverse a abrir de manera significativa y la economía canaria se vería impulsada claramente.


Al margen de esto, el informe de la patronal revela otro dato que evidencia que aún queda mucho camino para la recuperación plena y que hace necesario el mantenimiento de los ERTE hasta fin de año. Según los últimos datos de la EPA, la población activa se redujo en, aproximadamente, 33.800 personas con respecto al trimestre anterior, una caída de 72.800 personas en términos interanuales. El número de ocupados en el primer trimestre del año cae en 27.350 personas en relación con el cuarto trimestre de 2020, una reducción de 130.200 atendiendo a la diferencia interanual (-14%). Esto significa que hay 130.200 personas, sin contar aquellas que están en ERTE, que no están trabajando ni buscando activamente empleo. Francisco achacó esta cifra a que muchos, la gran mayoría, es población no residente que ha vuelto a sus lugares de residencia y a gente que ha dejado de buscar activamente empleo ante la imposibilidad de encontrarlo. La tasa de paro se situó en este primer trimestre del año en el 25,42%. Si se incorporan a las personas en ERTE, se obtiene una tasa de desempleo del 33,52%.


Para que Canarias alcance la recuperación a lo largo de 2021 o no son necesarias, a juicio de CEOE-Tenerife, varias premisas: mantener medidas como los ERTE o los crédito ICO, cumplir con el calendario de vacunación, iniciar un proceso de transformación de la economía canaria y agilizar y distribuir bien las ayudas. En este sentido, Francisco recordó que, “teniendo en cuenta que Canarias perdió en 2020, 9.500 millones de su PIB, está claro que los 1.400 millones de ayudas (el 12%) no son suficientes, por lo que hay que gestionarlos bien”.