nacional

La velocidad máxima permitida cambia a partir del martes: en estas calles no se podrán superar los 30 km/h

Baja el límite genérico dentro de los municipios de España
El límite de velocidad fijado para vías urbanas de un un carril por sentido es de 30km/h. EP
El límite de velocidad fijado para vías urbanas de un un carril por sentido es de 30km/h. EP
El límite de velocidad fijado para vías urbanas de un un carril por sentido es de 30km/h. EP

A partir del próximo martes no se podrá circular a más de 30 kilómetros por hora en casi el 70% de las calles de España, una medida que, según los expertos, logrará que tengamos ciudades más amables, sostenibles y saludables, en las que puedan convivir de forma más segura coches, bicis, patinetes y peatones.

La modificación del Reglamento de Circulación, en el que se recogen los nuevos límites de velocidad en las ciudades, se aprobó el 10 de noviembre pero se dio un plazo de seis meses, a partir de su publicación en el BOE un día después, para dar a conocer el cambio a los ciudadanos y que los ayuntamientos pudieran adaptarse.

Así, desde el 11 de mayo, el límite de velocidad en núcleos urbanos será de 20 km/h en vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera, 30 km/h en las de único carril por sentido de circulación (la mayor parte) y de 50 km/h en las de dos o más carriles por sentido.

Muchas ciudades ya han establecido la limitación de 30 km/h en algunas de sus calles a través de ordenanzas municipales, por lo que la Dirección General de Tráfico (DGT) lo que ha hecho es “normalizarlo”, precisa a Efe el presidente de la Comisión de Transportes, Movilidad Sostenible y Seguridad Vial de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Alfonso Gil. Las nuevas limitaciones dan respuesta a una reivindicación de ayuntamientos como el de Madrid, Barcelona, Málaga, Bilbao, Zaragoza o Valencia y cuentan, además, con el aval de la FEMP.

El director general de Tráfico, Pere Navarro, ha destacado en diversas ocasiones que esta reducción de la velocidad en las calles va a permitir a las autoridades municipales crear ciudades “más amables, más humanas, donde puedan convivir de forma más segura los distintos usuarios de la vía”. Se trata de una “medida estrella para calmar el tráfico”, según dijo Navarro esta semana en una comparecencia en el Senado, en la que a la pregunta del por qué de esta medida, respondió: “Por sentido común”.

Y es que, para el responsable de Tráfico, circular a 50 km/h en una calle de un único sentido es “un auténtico disparate”, ya que “cualquier cosa que salga te la llevas por delante”. En 2019 (antes de la pandemia), los fallecidos en accidente de tráfico en las vías urbanas aumentaron un 6%, mientras que en las carreteras se redujeron en la misma proporción. Además, el 82 % de las víctimas en ciudades ese año fueron usuarios vulnerables (peatones, ciclistas y motoristas).

Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el riesgo de que un peatón fallezca tras ser arrollado por un vehículo es hasta cinco veces menor si éste circula a 30 km/h que a 50 km/h.

La Dirección General de Tráfico (DGT) inicia una campaña en la que intensificará los controles de velocidad en vías interurbanas la próxima semana. La DGT pone así el foco en la velocidad, un factor que en 2019 estuvo presente en el 23% de los accidentes mortales, es decir, que más de 300 personas fallecieron en accidentes en los que la velocidad fue uno de los factores concurrentes.

Tanto la Guardia Civil como el resto de policías autonómicas controlarán especialmente aquellos tramos de riesgo asociados a la velocidad, así como aquellos puntos donde la circulación supera el límite establecido y existe un elevado índice de siniestralidad. Se anunciará a los conductores la existencia de controles durante la campaña, destinada fundamentalmente a concienciar sobre la importancia de respetar los límites de velocidad establecidos.

Esta campaña coincide con la entrada en vigor, el próximo martes, de los nuevos límites de velocidad en zona urbana: 20 km/h en vías de plataforma única de calzada y acera; 30 km/h en vías de un único carril por sentido y 50 km/h en vías de dos o más carriles. Estas medidas, según la DGT, permitirán reducir en un 80% el riesgo de fallecer como consecuencia de un atropello, más aun cuando el 82% de los fallecidos en ciudades en 2019 fueron usuarios vulnerables, es decir, peatones, ciclistas y motoristas.

La importancia de la reducción de los límites de velocidad en ciudades, se demuestra también en el hecho de que la VI Semana Mundial para la Seguridad Vial que, auspiciada por Naciones Unidas, se celebra entre los días 17 y 23 de mayo, haya escogido como lema “Construyendo calles para la vida” (Streets for Life #Love30).

Por lo que respecta a los vehículos, la UE ha dado un paso adelante al obligar a que todos los vehículos nuevos homologados en Europa a partir de 2022, y todos los vehículos nuevos vendidos a partir de 2024, incorporen entre otros sistemas de ayuda a la conducción, el asistente inteligente de velocidad ISA que funciona conectado al GPS y dotado de una cámara que lee las señales viales y advierte al conductor cuando éste supera los límites legales.

TE PUEDE INTERESAR