el charco hondo

Lope

Lean periódicos o escuchen cadenas de radio que les lleve la contraria, no se limiten a consumir argumentos coincidentes. Atrévanse con tertulias y artículos que choquen frontalmente con sus opiniones. Asómense aquí o allá, busquen razones en contrario. Oigan y lean a quien los contradiga, aléjense de los análisis coincidentes para atreverse con columnistas que piensan, votan, razonan y argumentan a años luz de lo que ustedes suelan hacer. Póngase a prueba. Pónganselo difícil. Dejen que la discrepancia los sacuda, no se conformen con que les den la razón. Acudan a charlas o conferencias donde no se les espere, déjense arrullar por planteamientos que rompan con su círculo de confianza argumental, sálganse del recorrido habitual, crucen al otro lado, permítanse ser imprevisibles, sorpréndase mostrando interés por los que piensan distinto. Éstas y otras cosas aconsejé -hace un buen montón de años- a dirigentes, militantes y simpatizantes del PP que acudieron a la presentación de un libro que recopilaba los artículos que un dirigente del PP publicaba periódicamente en esta Casa. Yo había escrito el epílogo del libro a petición del autor. Sé que me dirás que no, pero me gustaría que lo escribieras -recuerdo que me dijo, por teléfono-. Te vas a joder, porque solo por llevarte la contraria la respuesta es sí -le respondí, sin pensármelo-. Tuve sentado a mi derecha a Jaime Mayor Oreja, ex ministro de Interior y prologuista. Venía leyendo en el avión lo que escribiste, me dijo Mayor Oreja, y créeme que nunca me había tropezado con alguien que participando con un prólogo o un epílogo discrepara de tal forma con el autor, no coincides con él en absolutamente nada. En aquella presentación solo había gente del PP. Suele pasar. Dirigentes y simpatizantes de un partido solo van a los actos, conferencias, ciclos o eventos que organizan los que consideran propios. De ahí que aprovechara mi presencia para proponerles que lean o escuchen a quienes les lleve la contraria. Siempre he echado en falta que los dirigentes de un partido vayan a escuchar a los de otro y que se alegren públicamente de las cosas buenas que les pasan a otros. La Audiencia Provincial ha absuelto al ex coordinador general del PP, Lope Afonso, de la condena impuesta por otro tribunal. Me alegro muchísimo por él. Lope es buena gente, buena persona. Se ha hecho justicia con quien tuvo que dejar la política sin merecerlo y yo, acordándome de lo que sugerí en la presentación de aquel libro, he echado en falta que dirigentes de otros partidos se alegren, pero públicamente, de que hayan absuelto a alguien del PP, a Lope.

TE RECOMENDAMOS