superconfidencial

A la mierda el ciudadano

Los ciudadanos deben estar atentos ante la voracidad post pandemia de los organismos con poder ejecutivo. Acaban de “embargarme” un vehículo que ni es ni nunca fue mío, sino de una empresa de Badajoz. Ha sido la Agencia Tributaria Canaria, por lo que veo ávida de esquilmar al ciudadano, incluso usando información equivocada. Cuando pido a Tráfico la aclaración me da los datos correctos y dice que el vehículo no me pertenece, ni nunca me ha pertenecido. La cosa viene de una derivación de responsabilidad, porque una empresa de la que yo era administrador adeuda presuntamente una pequeña cantidad de IGIC de ejercicios de hace unos diez años, por lo que posiblemente la supuesta deuda estará prescrita, tengo que asegurarme. Se pasan la vida los políticos predicando facilidades al ciudadano por la pandemia y resulta que se han lanzado como lobos, a ver qué encuentran; te embargan cuentas y propiedades, por lo que veo sin fijarse mucho en utilizar datos fiables. El recurso de reposición costará dinero, porque los abogados cobran por su trabajo, y ese recurso, por mor de un error de la Administración, genera una minuta que nadie me va a devolver. El ciudadano se encuentra totalmente desprotegido ante estos hechos y España se convierte, poco a poco, en un país insufrible. Porque a una persona de mi edad estos sobresaltos la turban bastante, sencillamente porque no se encuentra en condiciones de luchar, ni de estar ocupándose de aclararle nada a la Administración. ¿Quién me repone las horas de zozobra? He optado por no tener más de diez euros en mi cuenta corriente, porque tampoco tienen piedad con los jubilados: primero embargan y luego preguntan, como en el lejano Oeste. ¿Es este el país solidario que predican? ¿Va a seguir así la dadivosa y amable Administración canaria? La estatal tampoco se queda atrás. A la mierda el ciudadano, ¿no?

TE RECOMENDAMOS