tribuna

‘#GeneraciónRestauración’

Este 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, con el objetivo de llamar la atención sobre el grave problema que afrontamos como especie, ya no en las próximas décadas, sino en la actualidad, y seguir creando la imprescindible conciencia ciudadana para hacerle frente.
No creo que a estas alturas haga falta seguir defendiendo que el cambio climático es real, medible y que ya está cambiando nuestro planeta y aún lo hará más. Doy por sentado que siempre habrá voces discordantes, pero los datos son irrebatibles y excusarnos en teorías dudosas no nos ayudará a superar el enorme reto que debemos afrontar.
En cualquier caso, no se trata de desatar el pánico ante un futuro apocalíptico, sino de ponernos en marcha para hacer algo que como especie se nos da realmente bien: adaptarnos a las circunstancias.
Obviamente estamos donde estamos y no podemos volver atrás en el tiempo, pero sí podemos tomar conciencia de nuestra realidad y empezar a actuar de manera coherente: dejar que el verde gane terreno en nuestras ciudades grises, devolver su lugar a las especies autóctonas, limpiar nuestras costas, reducir los residuos, descarbonizar nuestro entorno y avanzar en la implantación de la economía circular.
En definitiva, ser más conscientes del valiosísimo patrimonio que hemos heredado, volver a colocarlo en el lugar que se merece y ser capaces de preservarlo para las generaciones del futuro.
El tiempo apremia. Debemos tener en cuenta que los territorios insulares somos los primeros en sufrir los efectos del cambio climático. Hace seis días celebrábamos el Día de Canarias haciendo gala de nuestro rico patrimonio natural y cultural. Ahora es el momento de defenderlo.
Desde el Gobierno de Canarias estamos en ello. Hemos diseñado un amplio ecosistema normativo que nos sirva de marco para minimizar el impacto del calentamiento global y para adaptarnos a sus efectos desde una perspectiva de justicia social. Pero esta es una tarea de todos. Si cada uno de nosotros no toma conciencia y modifica su comportamiento, será mucho más difícil hacer lo necesario para superar esta situación.
Es nuestro momento. Somos la generación que puede cambiar las cosas y reconciliarse con la naturaleza, y debemos asumir y cumplir nuestra misión.
Reimaginemos. Recuperemos. Restauremos. Somos la Generación Restauración. Hagamos que las futuras generaciones se sientan orgullosas de nosotros. Tomemos el timón de la situación y superémosla. Nos va el futuro en ello.

*Consejero de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias

TE RECOMENDAMOS