santa cruz

Santa Cruz pide “datos ciertos” en contagios para no dar “palos de ciego”

El primer teniente de alcalde, Guillermo Díaz Guerra, dirige una carta a Salud Pública, en la que cuestiona la falta de información de los municipios para tomar decisiones restrictivas
El Ayuntamiento ha cerrados las zonas de calistenia y los aparatos biosaludables para evitar la aglomeración de gente. / S. Méndez

El primer teniente de alcalde de Santa Cruz y concejal de Salud Pública, Guillermo Díaz Guerra (PP), que también es inspector de Salud Pública de profesión, se ha dirigido por carta al director general de este último órgano del Gobierno de Canarias (es la cuarta vez que lo hace) exigiendo información para poder tomar las medidas necesarias que frenen la expansión del virus en la ciudad.

“Nosotros hemos tomado las medidas que están en nuestra mano, como son las de cerrar los puntos en los que se concentran las personas más jóvenes, como el skate park o la calistenia, o el acceso al litoral en horario nocturno. Y lo hacemos porque, según lo publicado por los medios, no porque nadie nos lo haya comunicado, se supone que es la población más joven la que está siendo el foco de trasmisión del virus. Pero, para hacer otras cosas, necesitamos más datos, porque, si no, estamos dando palos de ciego”, explicó el edil. Díaz Guerra sostiene que sin evidencia científica, tal y como el TSJC apuntó ayer, no se pueden cerrar los interiores de los bares. “Si tienen datos de que los positivos han declarado que estuvieron en un bar o un restaurante en la última semana, que nos lo digan”, añadió.


Para el edil es evidente que se está fallando en los rastreos inversos, por eso pregunta en su misiva a Salud Pública si existen diferencias entre los equipos rastreadores de Gran Canaria y Tenerife. “Se evidencia el éxito del rastreo en la isla vecina y su fracaso en esta. La pregunta es por qué, si es que son más o es que usan encuestas distintas…”. Díaz Guerra insistió en que si tuvieran datos de las edades de los contagiados, de sus aficiones, de sus hábitos, “cuestiones todas estas que saldrían a relucir en una encuesta epidemiológica que es la que deben hacer los rastreadores”, el Ayuntamiento tendría más margen para tomar decisiones. “Nosotros podríamos actuar -continuó- si me dicen que hay un foco en un barrio de Santa Cruz, o un mayor número de contagios en un punto concreto, aplicando medidas específicas para esa zona, ya sea con una mayor presencia policial para controlar la movilidad o el cumplimiento de las normas sanitarias, o más inspecciones, pero eso no lo sabemos, y lo hemos solicitado”.


El también edil de Servicios Públicos afea al Gobierno de Canarias su tardanza en tomar decisiones. “Si la tendencia de Tenerife se venía viendo desde hace semanas, por qué no se ordenó a la Policía Autonómica que reforzara a la Local, por qué no pidió la Delegación del Gobierno a la Policía Nacional apoyo en los municipios con peor evolución”, se preguntaba. Recuerda el primer teniente de alcalde que, ante una situación similar, a finales de 2020 se reaccionó enviando a los inspectores de Salud Pública a hacer inspecciones masivas en Santa Cruz, algo que ahora no está pasando.


“También me preocupa conocer el resultado de las inspecciones que se estén haciendo, como, por ejemplo, en materia de transporte colectivo. No sabemos si se está comprobando la distancia interpersonal o los sistemas de filtrado del aire en guaguas y tranvías. Si tenemos claro que el virus se trasmite por vía aérea, cabe preguntarse si se están realizando mediciones de renovación de aire por métodos indirectos como la determinación de CO2, o saber si se están implantando estos medidores en locales cerrados, o si se están usando medidores portátiles por parte de los inspectores”. Asimismo, añade que tampoco tienen información sobre si se está haciendo un seguimiento de qué tipo de cepa predomina en Santa Cruz o el resultado del análisis de las aguas residuales. “La pregunta es ¿qué quieren que haga el municipio, qué esperan de nosotros?”, concluyó.

TE RECOMENDAMOS