superconfidencial

Un país cada vez más raro

Se han llevado el moro a Argelia, porque es un angelito, que no ha hecho nada malo nunca, a pesar de que varios herederos de sus víctimas dicen que los torturaba con sus propias manos. Pero a Cospedal y a su marido los imputan por espionaje a Bárcenas. Y a Rato lo empuran de nuevo, entre otras cosas por cometer presuntos delitos fiscales. Tráfico amenaza al ciudadano con multas de 6.000 euros y seis puntos del carné. Este Pere Navarro se parece al Guerrero del Antifaz. Se endurece la ITV. El ciudadano está constantemente amenazado por la Administración. Todo son multas y requerimientos. A la izquierdona se le molesta poco, pero cuando venga la derechona la izquierdona acabará en el talego. Los periódicos se nutren de noticias judiciales. Cada día unas diez de media. Cuando gobiernan los jueces, mala señal. Señal de que los políticos son incapaces. Todo se ha convertido en una amenaza permanente. Sin respetar el descanso de los ciudadanos, en mi calle se ha pintado en el suelo el nuevo límite de velocidad, con una máquina de ruido ensordecedor, a las dos de la madrugada. Les importa tres cojones que ni yo ni los otros vecinos podamos dormir. Les da totalmente igual. Vivimos en un país cómodo: en julio tendrán que pagar las empresas el impuesto de sociedades, el IGIC/IVA trimestral, el impuesto de rodaje está ya al cobro, el de los vados de los garajes y todo eso. Tener una propiedad se ha convertido en un suplicio chino. También debemos pagar la ITV, la basura, más todos los impuestos que procedan, que proceden muchos. Vivimos en un país cada vez más raro, lleno de coches oficiales, de criadas funcionarias y de choferes a la orden. No sé cómo los empresarios resisten, o si están entullados de deudas hasta el culo. Reaparece la economía sumergida, como no podía ser menos.

TE RECOMENDAMOS