Política

Menos mal que el verano llega al Parlamento y vuelven los sorbos de cerveza y las tardes de sol

La oposición siempre le critica al Gobierno la tardanza de las ayudas al tejido productivo, que está tiritando tras esta crisis que se dejó el 20% del PIB canario en 2020

El diputado del PP, Fernando Enseñat, muestra una noticia de ‘Diario de Avisos’ sobre el REF. Foto. Rafa Avero (Parlamento)

Con la pandemia aún azotando con fuerza, a pesar del alivio innegable que suponen las vacunas, el verano se ha quedado en una promesa a medias y uno ya no planea noches de copas infinitas. Pero siempre hay algún ron en la azotea con un amigo que viene de lugares lejanos, un pequeño almuerzo familiar en algún patio aireado, un paseo a deshoras, una lectura que se adentra en la noche, una maratón de series pendientes, un beso sin prisas. Quien trabaja y libra este mes de agosto podrá escuchar los desajustes del cuerpo descuidado por el estrés y la rutina. Quien se ha quedado fuera de la rueda laboral en este año y medio apocalíptico, quizá sueñe al sol de la tarde con que remonte el vuelo en septiembre. Sin garantías, claro.

Y así llegamos ayer al último pleno del Parlamento canario antes de las vacaciones -acaba hoy-, con un evidente aroma a rutina parlamentaria. No había necesidad de meterse en demasiados fregados, con la orilla de la playa tan cerca. Así que Casimiro Curbelo, de ASG, recobró el aura de parlamentario mesurado y abandonó la socarronería de tertulia con la que nos tuvo dos semanas intrigados, después de decir que él aspiraba a un pacto mejor y que no descartaba ser presidente de Canarias en un futuro. Habrá que ver las sorpresas que nos depara el destino, pero ayer, Curbelo le pedía al presidente, Ángel Víctor Torres, unos “presupuestos certeros” para 2022 y que la Conferencia de Presidentes autonómicos y el Consejo de Política Fiscal y Financiera sean sensibles con la delicada situación de Canarias.

Tenía ayer algo de ‘chicha’ escuchar a la parlamentaria Vidina Espino en su primera intervención oficial como diputada tránsfuga. Su pregunta era sobre la gestión de la Consejería de Derechos Sociales, que calificó de “nefasta”. Pero prefirió centrarse en criticar un tuit del director General de Dependencia y Discapacidad, Miguel Montero, que la llamó “sinvergüenza” por quedarse con el acta de diputada a pesar de haber abandonado Ciudadanos. Torres obvió la referencia a Montero, como si no mirara twitter, tampoco hizo sangre sobre la situación de Espino, pero sí defendió la gestión en Derechos Sociales. Reconoció que “hay más pobreza” en el contexto de la pandemia, pero recordó que la Consejería ha aumentado un 55% los fondos para el Plan Concertado con los ayuntamientos, los fondos para Cáritas han crecido un 64%, el Ingreso Canario de Emergencia llegó a 16.000 personas o la Prestación Canaria de Inserción llega a un 40% más de personas.

También criticó la política en materia social el diputado Pablo Rodríguez, de CC, quien recriminó a Torres que no se haya puesto en marcha la Ley Servicios Sociales, que la renta de ciudadanía no esté funcionando, que la pobreza severa se haya triplicado o que el periodo de espera por la dependencia haya aumentado. Torres le respondió que lo de la dependencia ocurre porque CC dejó 5.600 expedientes en el limbo. “La manida herencia recibida les vale para todo”, afirmaba Pablo Rodríguez.

La oposición siempre le critica al Gobierno la tardanza de las ayudas al tejido productivo, que está tiritando tras esta crisis que se dejó el 20% del PIB canario en 2020. Ayer, el presidente anunció que hoy se liberarán fondos para 1.044 autónomos y pymes que están entre las 20.000 solicitudes que ya se han hecho a las ayudas de 1.144 millones de euros que ha dado el Estado a la economía canaria. Torres también recordó los 87 millones que ha distribuido el Ejecutivo autónomo. Y desglosó las actividades a donde han llegado para evidenciar que no son humo: 3.138 taxistas, 1.312 restaurantes, 1.300 cafés y bares, 654 peluquerías, 449 tiendas de ropa…

Como buen cierre al curso parlamentario, no podía faltar el REF. La primera que se lanzó fue María Australia Navarro, parlamentaria de trazo grueso que ayer se despachó con expresiones tipo “Gobierno títere” o “lamentable ridículo” para hablar del reciente encuentro de Torres y el vicepresidente Rodríguez para negociar con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, el diferencial del 80%. Oyendo la intensidad de Navarro, uno podría pensar que está hablando en pleno ‘prime time’ televisivo de la Fox y no en un lugar tranquilo con unos pocos periodistas garabateando notas en sus papeles. Torres le recordó que ella no había apoyado dos informes desfavorables que se debatieron en el Parlamento cuando Mariano Rajoy era presidente del Gobierno, al contrario de lo que ha hecho el PSOE canario en esta ocasión, a pesar de que el conflicto del REF es con sus compañeros socialistas del Estado. Navarro y Carlos Ester, diputado también del PP, agitaron un poco los brazos, en señal de fingida indignación ante la respuesta de Torres, mientras otros miembros del grupo miraban el móvil y ni siquiera se molestaban.

Para el presidente, un tanto solemne, el acuerdo con Montero resuelve un “problema histórico”, porque garantiza por ley que el diferencial de las deducciones fiscales en el REF sean siempre un 80% más que en el resto de España. El Gobierno deslinda el acuerdo del 80% y del recurso ante el Constitucional, pues consideran que, más allá del contenido pactado sobre el diferencial, se han vulnerado los procedimientos establecidos por la Constitución y el Estatuto de Autonomía para modificar el REF. Y eso hay que recurrirlo. Según el vicepresidente Rodríguez, Canarias no puede dar “un paso atrás en sus derechos fiscales y económicos, gobierne quien gobierne en Madrid”. Mientras, el diputado del PP, Fernando Enseñat, lo acusaba de burlarse y engañar a los canarios.

Torres también informó ayer, tras una pregunta del diputado de Sí Podemos Canarias, Manuel Marrero, que después del verano se pondrá en marcha una mesa de diálogo con expertos para encontrar una solución “justa, legal y consensuada” al problema de temporalidad que sufren miles de trabajadores en la Administración canaria. Entre otros, participará Margarita Ramos, exconsejera de Empleo del Gobierno canario y catedrática del Derecho del Trabajo. Pero eso será a la vuelta del verano. Mientras, si pueden, disfruten del primer trago de cerveza, el bocadillo de tortilla bajo la sombrilla, la brisa de verano que refresca el cuarto, el tiempo perdido sin culpa, las novelas sin leer que tiene en la mesilla de noche. Esto se pasa rápido. En nada estamos de vuelta en el Parlamento, sobreponiéndonos a la rutina entre frases manidas y algún chispazo de grandeza.