tribuna

Arde la Tierra

El informe de Naciones Unidas sobre el impacto que el cambio climático está provocando en el planeta es demoledor: hay daños que ya son irreversibles. Los combustibles fósiles deben pasar a la historia. No hay otra solución.

La última cumbre del clima, celebrada en París en 2015, concluyó con tímidos avances al fijar el objetivo de que la temperatura media de la tierra no debía superar los dos grados con respecto a la era preindustrial. Pero no ha sido suficiente. En todos los estudios internacionales se da por hecho que en veinte años se superará la barrera del 1,5º. Naciones Unidas clama en el desierto cuando pide a los países que deben hacer más y presentar propuestas eficaces de reducción de gases de efecto invernadero en la próxima cumbre de Glasgow. Ya no vale subastar excedentes de contaminación y seguir ensuciando la atmósfera.

Los dos países con mayor nivel de emisiones, China y Estados Unidos, han sido de los más reticentes a la hora del compromiso medioambiental. De hecho, Trump se salió del acuerdo de París. Negaba el cambio climático y pretendió convertir la tierra virgen de Alaska en un campo de explotaciones petroleras.

Dirigentes como él y como Bolsonaro, dejando quemar enormes extensiones del Amazonas, tendrán que rendir cuentas de una gestión que va a causar más muertes en el futuro que la pandemia de la COVID. También el anterior inquilino de la Moncloa, Mariano Rajoy, apeló a los conocimientos científicos de un primo suyo para desmentir el cambio climático.

Pedro Sánchez no parece muy entregado a la causa, ya que su propuesta de ampliación de los aeropuertos de Madrid y Barcelona es justo lo que no hay que hacer para defender el medio ambiente. Y, como los populismos siempre están reñidos con la lógica, Vox ridiculiza las conclusiones del estudio al que denomina como “religión climática”.

Y, mientras tanto, tendremos que soportar una ola de calor sin poder poner el aire acondicionado por las altísimas tarifas eléctricas. Hay que hacer algo y ya.

TE RECOMENDAMOS