superconfidencial

Pues me hace ilusión

Raúl Jiménez, más por la insistencia de su esposa que por propia iniciativa, está pensando en llevar al cine las Aventuras del mago y su cuñado, una serie mía de la que se han vendido tropecientos mil ejemplares. Ayer me llamó para decírmelo y la idea, de la que ya habíamos hablado hace tiempo, me hace ilusión. Aquí lo difícil es encontrar al mago y al cuñado, a los actores. Yo tengo a uno, uno de los grandes, Matías Alonso, un humorista excepcional, capaz de aportar riquísimos matices a la figura del mago, ese gran depredador. Ojalá Raúl acepte la idea y él se ponga a buscar al cuñado, que yo he aportado la posibilidad del papel estelar. Para ilustrar una de las portadas de las ediciones de mis libros utilicé a Antonio el Secretario, pero el pobre ya murió. Antonio bordó el personaje de Bin Laden, bajo una carpa y con una metralleta al lado, en un programa que Paco Padrón y yo hicimos en Canal 7, en la noche de los tiempos. Todavía se está riendo la gente y han pasado años y años. Me encantaría que el mago entrara en el cine. Es preciso que Raúl encuentre un buen guionista que sepa interpretar los gags contenidos en los libros. Si lo logra, la película sería una fiesta. No más de hora y media, pero una risa tras otra. Es necesario reírse; en esto –y en muchas cosas más—siempre he estado de acuerdo con Juan Luis Calero, que de magos sabe más que yo y si no que se lo pregunten al Caballero y a la Señora. ¡Lo que nos divertíamos Juan Luis y yo en la radio, en distintas épocas de nuestras vidas profesionales! Bueno, pues espero que Raúl no se olvide de esta película, en la que me encantaría, por supuesto, hacer un cameo. Ya lo hice en “El Bombazo”: interpreté a un cura.

TE RECOMENDAMOS