política

Acuerdo para analizar la viabilidad del puerto de Fonsalía

El Gobierno y el Cabildo de Tenerife encargan un ‘macroestudio’ para analizar los costes y beneficios ambientales, sociales y económicos de la mejor opción de conexión con las Islas

El presidente del Cabildo de Tenerife y el consejero de Obras Públicas, ayer, tras la reunión mantenida en la Corporación Insular.

El Cabildo de Tenerife y el Gobierno de Canarias parecen querer coger el toro por los cuernos de un proyecto que viene planeando sobre la Isla desde el año 1992. Han acordado encargar la elaboración de un macroestudio que defina el futuro del proyecto de construcción del puerto de Fonsalía, en Guía de Isora, y la mejora de la conectividad marítima entre Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro. Así lo anunciaron ayer en una rueda de prensa conjunta el presidente del Cabildo, Pedro Martín, y el consejero de Obras Públicas, Transportes y Vivienda, Sebastián Franquis, quienes han coincidido en que se abre una “nueva etapa” en la que se van a analizar todas las opciones desde el punto de vista medioambiental, territorial y socioeconómico.


Franquis, que confirmó que la declaración de impacto ambiental del proyecto de Fonsalía está caducada desde diciembre de 2018, según los informes de su consejería y la de Transición Ecológica, señaló que el estudio se encargará antes de que finalice el mes de septiembre y esperan tener las primeras conclusiones a mediados del próximo año.


El consejero explicó que esta iniciativa entronca con la “opinión mayoritaria” de la sociedad y concuerda mejor con un momento en el que el Gobierno tiene una agenda de cambio climático y los proyectos tienen que cumplir con las exigencias medioambientales de la Unión Europea. Así, explicó que se va a trabajar en cinco grandes alternativas: no construir el puerto de Fonsalía; mantener la construcción; estudiar la ampliación del puerto de Los Cristianos y mejorar las vías de acceso para resolver el colapso del tráfico; analizar la utilización del puerto de Granadilla para el tráfico de pasajeros, y derivar el tráfico de pasajeros al puerto de Santa Cruz, dado que la mayor parte de los usuarios procede del área metropolitana.


Apuntó que este acuerdo da “un paso más” en el debate que se ha abierto especialmente en la isla de Tenerife y cree que la inversión de Fonsalía, cifrada en unos 200 millones, merece que se estudie cuál es la alternativa mejor”. Franquis informó de que comparecerá a petición propia este mes en el Parlamento de Canarias para presentar este acuerdo y también mantendrá reuniones con diferentes agentes económicos y sociales con el fin de lograr “el mayor consenso posible” y “zanjar” de forma definitiva este proyecto, que proviene desde 1992.


Por su parte, Pedro Martín volvió a insistir en que la “mejor solución” para resolver la conectividad marítima es la construcción del puerto de Fonsalía, pero dejó claro que no se trata de “imponer” su criterio, sino de buscar la mejor alternativa que determinen los estudios técnicos. Señaló que no hay un “interés particular” en un proyecto u otro por más que desde los años 90 se decidiera que Fonsalía era la apuesta, si bien en aquel momento no existía el puerto de Granadilla, por lo que ve positivo que se abra un nuevo proceso de “diálogo”. “Yo no voy a intervenir en ese estudio, esto no debe ser la opinión del presidente, sino un balance entre intereses económicos y ambientales y definir al final cuál es la mejor opción”, insistió.


El proyecto de Fonsalía “va para 30 años” y ya “va siendo hora” de tomar una decisión “meditada, buscando consenso y valorando todas las opciones”, y que, además, tenga en cuenta lo que se diga en las islas de La Palma, La Gomera y El Hierro.


Por su parte, la ejecutiva nacional de Nueva Canarias (NC), socia de Gobierno, debatirá hoy un informe elaborado por la organización de Tenerife en el que muestra su rechazo a la construcción del puerto y que aboga por reordenar los usos de Los Cristianos y Granadilla.