Santa Cruz

Bermúdez: “Los ayuntamientos no hemos cerrado las playas por gusto”

El alcalde de Santa Cruz muestra su “sorpresa” ante la afirmación de Capitanía Marítima en la que dice que no ha detectado mancha alguna de hidrocarburo en el mar “en los últimos días”

Playas como la de Almáciga se vieron afectadas por la presencia de hidrocarburos.

Las playas de Anaga, en Santa Cruz, junto a las de Candelaria (que a día de hoy siguen cerradas), las de Arafo y Güímar, se han visto afectadas por una mancha de hidrocarburos que obligó a estos ayuntamientos a prohibir el baño durante horas y días la semana pasada. Un vertido que, como recoge el informe realizado por el Consistorio capitalino, provocó la muerte de peces y causó manchas en la piel de algunos bañistas. Pues bien, a pesar de las evidencias, ayer Capitanía Marítima, la responsable de investigar y sancionar los vertidos contaminantes al mar procedentes de buques, así como de la dirección de la lucha contra la contaminación del mar, afirmó no haber detectado ninguna mancha en el mar en los últimos días. Una afirmación que en el caso de alcaldes como el de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, ha provocado, cuanto menos, “sorpresa”, para añadir que “los ayuntamientos no hemos cerrado las playas por gusto”, según declaró ayer a DIARIO DE AVISOS.


Según dio a conocer ayer Capitanía Marítima, “en los últimos días se han realizado inspecciones en la costa con las embarcaciones y el helicóptero de Salvamento Marítimo, sin detectar manchas en el mar. Asimismo, la Administración Marítima española vigila los vertidos en nuestros mares sirviéndose del satélite de la Agencia Europea de Seguridad Marítima (EMSA), que tampoco ha detectado en los últimos pases ningún vertido procedente de buques. Del mismo modo, otros órganos como el Servicio Marítimo de la Guardia Civil o el Cecoes del Gobierno de Canarias han realizado actuaciones similares con el mismo resultado. En este sentido, podemos afirmar que en los últimos días no se ha detectado ninguna mancha en el mar”.


El alcalde de Santa Cruz, frente a esta afirmación, apuntó a este periódico que “no solo están nuestro informe y las manifestaciones de los ayuntamientos de Candelaria o Güímar, por lo que resulta al menos sorprendente que, teniendo incluso que cerrar playas, no se haya detectado absolutamente nada”. “Supongo que ahora no lo habrán detectado, ya que hablan de en los últimos días, tiempo en el que nosotros tampoco hemos tenido que cerrar nada, pero también es cierto que se produjo un episodio en un momento dado, que hay un informe de un ayuntamiento, y, al menos, deberían de contestar oficialmente a los municipios que han tenido que cerrar sus playas”, concluyó.

El alcalde considera que el Pecmar debió activarse en los primeros días

Respecto a la negativa del Gobierno de Canarias a activar el Plan Específico de Contaminación Marina Accidental de Canarias (Pecmar), al considerar que el vertido no tiene entidad para activarlo, el alcalde de Santa Cruz se muestra contrariado. “Cuando pido que se active el Pecmar me remito a leer lo que dice, que no es otra cosa que hay distintos niveles de activación y me da la impresión de que el nivel en el que estábamos en los días iniciales, cuando apareció la mancha, era lo suficientemente importante para activarlo”, dijo. “Fue tan importante -continuó- que se tuvieron que cerrar playas, no puedo entender que eso no signifique no activar un plan en el nivel que le corresponda”.


Insistió Bermúdez en que “el vertido, en los primeros días, merecía una respuesta que el Pecmar da, la que le toque, y creo que el Gobierno debió activarlo en cuanto tuvo conocimiento por los ayuntamientos”.


Los niveles a los que hace referencia Bermúdez se estructuran en función de la naturaleza y/o gravedad del siniestro que puede dar lugar a una emergencia de contaminación marina. Así, el Pecmar establece que, ante cualquier episodio de contaminación que acontezca en Canarias, las fases genéricas del protocolo de actuación serán las de notificación, activación del Pecmar en el nivel de emergencia correspondiente, desarrollo de los protocolos de intervención y finalización.