superconfidencial

Italia sí es diferente

Mientras en Canarias la Agencia Estatal Tributaria, muy necesitada de dinero, está en estos días mirando con lupa una ventaja fiscal de los isleños (reconocida en su régimen económico-fiscal) que no le gusta -la Reserva de Inversiones-, en Italia el Gobierno de Mario Draghi anuncia una bajada generalizada de impuestos. Se aliviará la presión fiscal, […]

Mientras en Canarias la Agencia Estatal Tributaria, muy necesitada de dinero, está en estos días mirando con lupa una ventaja fiscal de los isleños (reconocida en su régimen económico-fiscal) que no le gusta -la Reserva de Inversiones-, en Italia el Gobierno de Mario Draghi anuncia una bajada generalizada de impuestos. Se aliviará la presión fiscal, se tributará mucho menos en renta y se relajarán otras obligaciones tributarias de los ciudadanos. Con ello, la economía italiana crecerá un 5,8% en 2021. En España ya no se puede vivir y este país se ha convertido en uno de los que más cotizan de Europa. Falsean los datos para desmentir lo que digo. Aquí pagas absolutamente por todo y a todos: al Estado, a la Comunidad Autónoma, a los ayuntamientos, a los cabildos, a las diputaciones; es terrible. Y lo peor es que las arcas siempre están vacías, existen necesidades básicas sin atender y los ciudadanos soportan tal presión fiscal que muchos han tirado la toalla, los emprendedores se van con la música a otra parte y los jóvenes siguen sin encontrar un trabajo digno, a pesar de estar bien formados. El otro día me presentaron a un joven ingeniero de Caminos, con un expediente impecable, que tuvo que hacer un cursillo para convertirse en ayudante de farmacia y cobrar el salario mínimo. Da igual lo que yo diga aquí porque estas letras no sirven ni siquiera para crear conciencia. Es que no existe la conciencia. En España todo es política y la gestión se ha ido a tomar por saco. Nos morimos de asco y parece que no nos hemos enterado. Existe una auténtica persecución al ciudadano por parte de la Agencia Tributaria, que siempre tiene razón. Si se la quieres rebatir debes contratar abogado y procurador, ir a los tribunales y que te den la razón. Y eso cuesta mucho dinero, por lo que la gente prefiere rendirse y pagar. Qué pena.