superconfidencial

Una fábrica de chocolate

He visitado una fábrica de chocolate, situada a unos cientos de metros de este periódico, dentro de la ZEC. Una fábrica rusa en la que trabajan 120 canarios y otros 120 más se pueden incorporar si se amplía la producción, como está previsto. He probado sus excelentes productos, que se exportan al mundo y se venden también en Canarias. Yo hace muchos años, más de 25, estuve en The Hershey Company, la mejor y mayor empresa chocolatera de Estados Unidos, en la ciudad del mismo nombre, en Pensilvania. Casi todos sus habitantes trabajan de alguna manera para la producción de los famosos productos Hershey´s. La fábrica rusa instalada en Tenerife, cuyo nombre omito porque no he pedido permiso para citarla por su denominación comercial, es una filial de una multinacional importantísima, con varios centros de producción en Rusia y en otros lugares de Europa. Seguramente tendremos ocasión de hablar de ella pronto, con más fundamento. Tengo debilidad por el cacao y sus derivados y por la gelatina y por toda clase de dulces. La visita fue muy agradable, el trato excelente y ya digo que ver funcionar esas modernísimas máquinas me transportó a hace más de un cuarto de siglo, en Pensilvania. Unas medidas de higiene impecables, los productos jamás los toca nadie con las manos, todo está esterilizado y automatizado. Las explicaciones que recibí me convencieron plenamente y no puedo más que felicitarnos porque la ZEC funcione y porque haya empresas de esta importancia que decidan establecerse aquí, al amparo de nuestras medidas fiscales, que no siempre son bien vistas por la Hacienda estatal, aunque la ley nos las reconozca. Fue una experiencia interesante, como he repetido. El resultado final también he dicho que es excelente y, sobre todo, es positivo que parte de la producción se esté comercializando en Canarias; pero también en China, por ejemplo. Una visita muy agradable.

TE RECOMENDAMOS