política

Una pobre gestión de los residuos lastrada por la falta de normativa común

Todos los partidos reconocieron ayer en el Parlamento la mala situación en la que se encuentran las Islas en este ámbito
D.A

Si usted lleva su bolsita de basura con todo bien separado para reciclar, sepa que las administraciones no cumplen su parte. Es lo que se deduce de la comparecencia, ayer, del
presidente de la Audiencia de Cuentas de Canarias, Pedro Pacheco, durante la comisión de Hacienda del Parlamento, en la que ha presentado el informe de fiscalización de la gestión de residuos realizada por los cabildos insulares en 2018 y 2019, caracterizada por múltiples deficiencias y la ausencia de un marco común autonómico que regule y controle la eficacia del proceso.

Según relató Pacheco, cada cabildo ha ido por su cuenta. Unos, como Gran Canaria y La Palma han tenido avances. Otros, como La Gomera, El Hierro y Fuerteventura han hecho una labor bastante deficiente. Y Tenerife ha alcanzado algún objetivo, pero nada para tirar voladores. “Escaso control”, falta de políticas e infraestructuras adecuadas, “ausencia total” de datos sobre costes de servicio para hacer comparaciones entre islas, falta de campañas públicas… Pacheco lo llamó una gestión “heterogénea”, y si hubiera habido un premio al mejor eufemismo del año, quizá se lo hubieran dado…

No recibieron tratamiento el 30,4 % de los residuos destinados a eliminación de 2018. Ni el 29,9% de los de 2019. Un porcentaje “elevado”, según Pacheco, pues la normativa dice que solo pueden depositarse en vertederos aquellos residuos que han sido tratados previamente. En Canarias no se da una recogida separada de residuos, salvo en tres municipios de La Palma y Gran Canaria, objetivo que será obligatorio a partir del 31 de diciembre de 2023. La media de residuos destinados a valorización, aquellos que sirven para una finalidad útil, fue del 11,4 % en 2018 y del 11,9 % en 2019, muy lejos del 50 % que se debería haber alcanzado en 2020. Las únicas islas con planes de residuos en vigor son Tenerife y La Palma.

Pacheco planteó la necesidad de hacer buenas estrategias insulares y que el Gobierno canario ayude a los cabildos a dotarse de la infraestructura necesaria. Todos los intervinientes reconocieron sin ambages la situación y la necesidad de que se apruebe el Plan Integral de Residuos de Canarias; un panorama desolador si de lo que hablamos es de cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible

TE RECOMENDAMOS