Política

Clavijo y García Egea se conjuran para ‘armarla’ en el Ayuntamiento de Arrecife

La alcaldesa Astrid Pérez expulsa a los socialistas del pacto en el ayuntamiento lanzaroteño por mandato expreso de Génova

García Ejea y Fernando Clavijo

Coalición Canaria necesita poder desesperadamente para taponar la sangría política que les está produciendo su paso por la oposición en buena parte de las instituciones canarias. Y en el PP, la dirección nacional está como loca por robarle poder al PSOE donde sea posible. Así que Fernando Clavijo, líder de CC, y Teodoro García Egea, secretario general del PP, han activado estos días su sólida relación para forzar a la alcaldesa de Arrecife, Astrid Pérez, a expulsar a los socialistas del pacto que tenían con ellos y con Nueva Canarias-Somos en la capital lanzaroteña. Fuentes del PP aseguran que se trata de una decisión tomada en Génova que ha sido impuesta al PP canario. Y que tiene como segunda parte la entrada de los nacionalistas al Ayuntamiento, intención que ayer ya declaró la propia alcaldesa.

El acuerdo entre PSOE y PP fue rápido en 2019 en Lanzarote. Los socialistas apoyaron a Pérez y los populares hicieron lo mismo en el Cabildo con la socialista Loli Corujo. Pero Génova se ha mostrado siempre reticente a estos pactos, fruto de una autonomía que siempre han demandado algunos populares canarios que se resisten a tener solo una pareja de baile, CC. De hecho, la dirección nacional llegó a expulsar a los dirigentes del PP en el Cabildo de La Palma por pactar cn el PSOE, aunque luego fueron readmitidos. Pero Pérez ha ido cediendo poco a poco, en un proceso que incluyó su nombramiento como secretaria de Políticas Insulares de la misma Ejecutiva Nacional del PP que estos días ha ordenado el golpe de mano en Arrecife.

Toda censura necesita un relato. Así que la alcaldesa se despachó ayer contra los concejales socialistas, acusándolos de “inacción”, a excepción del responsable de Deportes, Roy González, a quien le pidió que siguiera “por su extraordinario trabajo”, aunque este rechazó la oferta. Para el resto -los de Hacienda, Cultura, Policía Local y Festejos- las palabras no fueron amables. “Tengo que reconocer que he adoptado esta medida al límite de la paciencia y también al límite de la tolerancia”, dijo. “Desde el inicio de la legislatura se han producido situaciones de deslealtad, algunas de ellas humillantes”. Y acusó al PSOE de “vulneraciones”, “faltas de rigor y de responsabilidad” y de “bloqueos constantes” en la tramitación administrativa de “importantes proyectos” para Arrecife. Pérez afirmó que hablará ahora con CC, que tiene ocho concejales, y con Lanzarote En Pie-Podemos, que tiene tres, para ver si se incorporan al Gobierno.

Mientras, la presidenta del Cabildo de Lanzarote, la socialista Loli Corujo, anunció ayer la destitución de los cuatro consejeros del PP en respuesta a la decisión de Pérez, aunque resaltó la “lealtad” con la que han trabajado los cesados. Corujo anunció que ahora iniciará negociaciones con Lanzarote En Pie-Podemos, que tiene dos consejeros, para que se incorporen al grupo de Gobierno. Además, está el consejero Juan Manuel Sosa, de San Borondón, una formación que se presentó dentro de las listas de CC y que actualmente está a cargo del Área de Sanidad del Cabildo, a pesar de que los nacionalistas, que lo acusan de tránsfuga, no forman parte del grupo de Gobierno. Juntos suman mayoría absoluta. Según recoge ‘Diario de Lanzarote’, Corujo pidió a Pérez que explicara “la verdad” sobre su decisión. “Forma parte de un partido donde le han dicho que tiene llegar a un acuerdo con CC, pero eso no es, en ningún caso, responsabilidad del PSOE”, agregó.

Mientras, el presidente del Gobierno canario y líder del PSOE, Ángel Victor Torres, lamentó ayer “el momento” elegido por la alcaldesa de Arrecife, Astrid Pérez. “No estamos para inestabilidades políticas”, señaló en una rueda de prensa donde subrayó que las fuerzas políticas deberían enfocarse a la “recuperación económica”, el control de la pandemia sanitaria y “echar una mano al máximo” para lograr que La Palma vuelva a la normalidad. También recordó que el PSOE conejero está “sumido en el dolor” tras el fallecimiento del alcalde de San Bartolomé, Alexis Tejera. Torres comentó que ahora toca “estar unidos y buscar soluciones a los problemas”, al tiempo que achacó la situación a la decisión de la propia Pérez, aunque garantizó que la gobernabilidad en el Cabildo no se va a ver afectada. La situación de Arrecife muestra que la derecha no para, con la vista puesta en las próximas elecciones autonómicas y municipales. Conseguir cotas de poder, aunque sean pequeñas, sirve para revitalizar a una militancia desmoralizada. Y fuentes conservadoras apuntan a que algo similar podría ocurrir en La Palma cuando se apague el volcán.