en la frontera

La burocracia

El sentido y la justificación de la existencia de la Administración púlica reside, como señala la Constitución, en el servicio objetivo al interés general. Interés general que en un Estado social y democrático de derecho tiene mucho que ver con la garantía de los derechos ciudadanos y, como también dispone la Constitución, con la promoción de condiciones favorables al ejercicio de las libertades.

Pues bien, si nos atenemos al último informe del Banco Mundial acerca de los trámites administrativos y la creación de empresas, resulta que la lectura del Doing Business nos muestra que en España los emprendedores tienen que superar cuatro veces más de trámites que en el resto de la Unión Europea. Y, además, por si lo anterior no fuera desanimante, resulta que el procedimiento es, también, más caro. Mientras que la media europea se encuentra en 12 días para tener una empresa en funcionamiento, en España todavía se tardan 47.

Ocupamos en este ranking el puesto 38 sobre 72 países. Tenemos por delante a Nueva Zelanda, EE.UU., Dinamarca, Reino Unido, Canadá, Irlanda, Noruega, Portugal, Francia, Eslovaquia, Lituania o Letonia entre otros. Nos podemos consolar, por ejemplo, con la posición de Italia a la que superamos en varios puntos.

En España se precisa superar 12 trámites administrativos, que suponen 47 días de peregrinaje administrativo. Trámites que van desde la licencia de apertura de local, hasta la comunicación de dicha apertura, pasando por la escritura pública de constitución, inscripción en el registro mercantil, alta en el impuesto de actividades económicas, declaración censal de inicia de actividad, inscripción en la Seguridad Social, etc, etc, etc. Además, en nuestro país, resulta más caro abrir un negocio: algunas investigaciones lo cifran en el 16,2% de los ingresos per cápita, mientras que la media comunitaria europea ronda el 5,3%.

También en este punto, a pesar de los esfuerzos realizados, estamos lejos de la convergencia europea.

TE RECOMENDAMOS