sanidad

La diabetes causa siete de cada diez amputaciones, aunque más del 50% se evitarían con un control

La podóloga de Quirónsalud Tenerife, Beatriz Torcida, insiste en la prevención de una patología con una gran incidencia en Canarias
La podóloga de Quirónsalud Tenerife, Beatriz Torcida. DA

La diabetes, una patología que tiene una especial incidencia en Canarias, causa siete de cada diez amputaciones en los países desarrollados, a pesar de que entre el 49% y el 85% de los problemas en los pies se podrían evitar con un control adecuado de esta enfermedad.

Con motivo de la celebración el próximo 14 de este mes del Día Mundial de la Diabetes, la podóloga de Quirónsalud Tenerife, Beatriz Torcida, recuerda la importancia de la prevención, el diagnóstico precoz y el adecuado seguimiento de esta patología para evitar una de sus más graves consecuencias: la amputación de los pies. Torcida explica que los objetivos principales de su especialidad en el tratamiento del pie diabético tienen que ver con la prevención de úlceras neuropáticas, el retraso de la progresión de la enfermedad vascular isquémica y evitar, en la medida de lo posible, las amputaciones.

“Para ello es fundamental identificar a todos los pacientes con riesgo de desarrollar una úlcera en el pie y reconocer los pies neuropáticos y/o isquémicos”, destacó. Sobre este último aspecto explicó que las señales que “indican que estamos en este grupo de riesgo son haber sufrido previamente úlceras en los pies, una amputación anterior o tener síntomas de neuropatía (pérdida de la percepción ante estímulos dolorosos, presiones excesivas, cambios de temperatura y propiocepción del pie) y/o enfermedad vascular.

Asimismo, se encuentran en este grupo las personas con trastornos ortopédicos del pie, tener alguna zona de máxima presión plantar con hiperqueratosis o zonas de piel engrosadas, a veces algo descamadas en zonas de máxima presión, como las cabezas metatarsianas y el talón.

Las personas con disminución de la agudeza visual debido a niveles de glucemia elevados y mantenidos durante tiempo, con dificultad para la movilidad (especialmente en la flexión de la columna vertebral), con una diabetes de larga evolución (más de 10 años), y/o con insuficiencia renal también tienen mayor riesgo de desarrollar úlceras en los pies y, por lo tanto, deben hacerse un seguimiento más estrecho.

Por último, Beatriz Torcida apunta que el International Working Group on Diabetic Foot señala también a los factores personales y sociales, como la edad, el aislamiento social o los problemas socioeconómicos, como factores desencadenantes de este problema de salud. “Por todo ello, si eres una persona con diabetes es fundamental que todos los meses acudas a la revisión de tus pies con el podólogo”, concluyó.

TE RECOMENDAMOS