sucesos

La Guardia Civil tinerfeña se refuerza contra el espectacular avance de la ciberdelincuencia

La Comandancia de Ofra cuenta a partir de ahora con tres equipos de prevención y respuesta a una modalidad criminal que no deja de crecer
Los delitos por internet suponen hoy en día un reto formidable para las autoridades. DA

Mientras los tribunales de justicia siguen careciendo de medios, incluso los más elementales en no pocos juzgados, para hacer al tremendo auge de la ciberdelincuencia, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado siguen combatiendo en primera línea a estos criminales adaptándose a los nuevos tiempos con la mayor celeridad posible.

Una muestra de tal esfuerzo llegó ayer desde la Comandancia de la Guardia Civil de Santa Cruz de Tenerife, que anunció la implantación de tres equipos de prevención y respuesta en materia de ciberdelincuencia, equipos que se enmarcan en el Plan Estratégico contra la Cibercriminalidad estatal, para así garantizar la seguridad y la protección de los derechos y libertades de los usuarios en el ciberespacio.

Hasta ahora, la Comandancia contaba, por un lado, con un equipo altamente especializado y dedicado a los delitos más graves, Equipo de Delitos Telemáticos (Edite), y, por otro, con las unidades de seguridad ciudadana encargadas de la primera respuesta ante este tipo de hechos delictivos.

Ahora, con la creación de estos equipos, se reforzará la respuesta en materia de ciberdelincuencia, en particular ante estafas en la red, convirtiéndose así en el primer nivel de respuesta específica a la cibercriminalidad. De ese modo, se apoya a las unidades territoriales que se encuentran orientadas a la ciudadanía, así como a la Policía Judicial específica mediante el análisis de los ciberdelitos y tratando así de potenciar la cercanía con las víctimas y perjudicados.

Cabe recordar que el Ministerio del Interior desveló el pasado septiembre que ha registrado un aumento del 32% en los ciberdelitos en 2020, un año marcado por la pandemia de COVID-19 en la que también se contabilizaron 861 ataques a infraestructuras críticas, lo que representa un 5,26% más que en el año anterior. Los datos constan en el VIII Informe sobre Cibercriminalidad, que detalla los 287.963 ciberdelitos en 2020 y que este tipo de delincuencia aumenta su peso proporcional dentro del conjunto de la criminalidad, al suponer ya el16,3% del total de delitos penales. Los fraudes informáticos fueron los delitos más frecuentes (89,6%), a mucha distancia de las amenazas y coacciones, que representaron el 4,9%.

TE RECOMENDAMOS