la palma

El terreno se eleva en Jedey y otra colada se dirige a Las Manchas

La erupción sigue con dos centros de emisión básicos y el original mide ya más de un kilómetro de altura; ante la llegada de turistas en este puente, se recuerda el peligro en la zona de exclusión
El terreno se eleva en Jedey y otra colada se dirige a Las Manchas

El terreno se ha elevado seis centímetros en las inmediaciones de Jedey por la presión que ejerce el reservorio del magma que busca salir a la superficie, mientras una nueva colada avanza en dirección suroeste hacia Las Manchas. Son las principales novedades registradas ayer respecto a la erupción volcánica que se inició el pasado 19 de septiembre en la zona de Cumbre Vieja (La Palma), y que con el paso de estos meses se ha desvelado como la más grave acaecida en Canarias desde que en el siglo XVIII Lanzarote sufriera otra que duró seis años y cubrió con lava la cuarta parte del territorio de dicha Isla.


A esas dos novedades hay que añadir el dato clave de que la erupción sigue con dos centros de emisión principales, con un cono original que mide unos 1.125 metros, y uno secundario que se empezará a medir precisamente hoy.

Derrames


La vulcanóloga del Instituto Geográfico Nacional (IGN), Olga López, detalló ayer en rueda de prensa y en funciones de portavoz científico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca) que la actividad se concentra principalmente en el cono principal con derrames de lava en la zona de El Frontón, afectando a nuevas zonas hacia el norte, y, lo que es peor, sobre suelo primigenio al oeste.


A este respecto, Francisco Prieto, en nombre del Comité Técnico del propio Pevolca, señaló que el mayor aporte de lava sigue discurriendo por la zona central, principalmente sobre la colada 7, enfriándose en las zonas bajas, pero también hay avances de coladas en la zona alta tanto por el norte como por el sur. Por el norte, la lava discurre más despacio y llega hasta la carretera de Tacande, aunque sin separarse mucho de la principal, y por el sur, avanza sobre la colada 10 afectando por el momento a terreno ya ocupado. “Ambos movimientos están siendo objeto de monitorización constante”, apostilló.

Impacto


Ya que hablamos de coladas, es el momento de recordar que la superficie afectada se estima en unas 1.144 hectáreas, con una anchura máxima de 3.350 metros, y se calcula en 48 hectáreas la extensión de los deltas lávicos. Los datos aportados por el satélite Copernicus indican que hay aproximadamente 2.891 construcciones/edificaciones destruidas, de las cuales 2.790 están afectadas en su totalidad y 101 parcialmente. Hay también más de 70 kilómetros de carreteras y otras vías afectadas por la lava, de los que 10 son carreteras insulares y el resto calles, travesías y otros viarios.

Sensible


En cuanto a la referida deformación del terreno apreciada, los especialistas explicaron ayer que se había registrado un nuevo episodio de inflación en las cercanías de Jedey (estación LP03), de unos seis centímetros en vertical, mientras que la estabilidad predominaba en el resto de la red, con alguna estación mostrando ligera deflación. Olga López reconoció que la deformación junto a Jedey está relacionada con la alimentación del proceso eruptivo, pero quiso puntualizar que esta estación es muy sensible por su ubicación.


A este respecto, hay que tener en cuenta que la deformación es un parámetro importante a la hora de calibrar, en la medida de lo posible, la aparición de un nuevo foco emisor eruptivo. Ello no quiere decir que, sistemáticamente, este tipo de deformaciones se traduzcan en otra salida de lava, pero sí que sirve de indicio de presión magmática en el lugar.

Aire


Sobre la calidad del aire, los niveles de dióxido de azufre (SO2) tanto el pasado jueves como ayer se mantuvieron en niveles buenos en todas las estaciones de la Isla, detallaron los expertos, a pesar de que Prieto confirmó que la emisión de gases peligrosos provocó el pasado jueves la evacuación del personal de la zona de exclusión e impidió el acceso de los vecinos a buscar enseres y objetos personales.


Sea como fuere, en el día de ayer continuaron registrándose niveles buenos en todas las estaciones. Con respecto a las partículas menores de 10 micras (PM10), el pasado jueves se superó el valor límite diario en Los Llanos de Aridane y ayer se mantuvieron como regular en La Grama-Breña Alta, desfavorable en Los Llanos de Aridane, y bueno o razonablemente bueno en el resto de estaciones. Sin duda, la calidad del aire es una de las claves para monitorizar las posibles secuelas que esta erupción va a provocar en miles de palmeros y palmeras desde la perspectiva sanitaria, tanto en lo que respecta a la salud física como la mental.


Además, Olga López indicó que el penacho volcánico se orienta el suroeste, lo que favorece la navegación aérea, con una tasa de emisión de dióxido de azufre (SO2) alta, aunque con tendencia descendente y valores estables en emisión de dióxido de carbono.

Desplazados


En cuanto a los albergados por la Administración, desde el Pevolca se informó de que suman un total de 548, seis más que el pasado jueves, de los que 417 están en el hotel de Fuencaliente, 60 en el H10 Taburiente Playa de Los Cancajos y 71 en el hotel de Los Llanos de Aridane -a los que se suman los 43 dependientes en centros sociosanitarios de la Isla-.

Peligro


En último lugar, resta recordar, como hizo ayer mismo el Comité Director del Pevolca en su comparecencia pública, que subsiste el peligro en el área de exclusión y en las zonas evacuadas, y que hay que respetar, en todo caso y en todo momento, las normas de seguridad establecidas por las autoridades para salvaguardar la integridad física, solo pudiendo acceder a dichas zonas con los permisos necesarios. Porque viene el puente con muchos visitantes.

TE RECOMENDAMOS