cultura

Haridian Rodríguez: “El gran elemento diferenciador de la música negra es su origen en la esclavitud”

La cantante sube este domingo al escenario del festival Black Sound de Adeje
Haridian Rodríguez. / DA

El Ayuntamiento de Adeje organiza hasta mañana Black Sound, una propuesta que se nutre de la fuerza de la denominada música negra y que ofrece tres veladas en la plaza Salytien con un contenido muy variado, en el que grupos locales y artistas internacionales interpretan grandes clásicos de toda la vida, mostrando la influencia de estos sonidos incluso en géneros tan dispares como los boleros y el pop. Una de sus protagonistas es Haridian Rodríguez, que se subirá al escenario de la plaza Salytien este domingo para escenificar su propuesta de fusión de folk y soul.

-¿Cómo se presentaría usted misma como artista?
“Me iría a mis orígenes. El 70% de influencia sudamericana, ya que toda mi infancia ha estado acompañada por los diferentes géneros de la música latina, mi padre y su guitarra han sido los motivadores, y el 30% de música negra, ya que mi madre se encargó de acercarme desde muy pequeña a sus cantantes por excelencia, Aretha Franklin y Roberta Flack”.

-¿Qué tiene de diferenciadora la música negra?
“Su origen de la mano de los esclavos. Ellos fueron reconstruyendo los restos de su pasado, gracias a la tradición oral. Mediante relatos y canciones, iba transmitiéndose de unos a otros. El ritmo, fundamental en aquellas celebraciones clandestinas, acabaría siendo la semilla para consolidar el árbol genealógico de la música negra”.

-¿Y desde el punto del vista del artista, se trabajan las canciones de una manera diferente?
“Depende del artista. En mi caso vivo la preparación de las canciones de manera diversa, ya que no es lo mismo cantar en un festival de música popular que participar en un festival de música negra. Sí se trabajan las canciones de manera diferente”.

-¿Este género está bien representado en Tenerife o hacen falta más festivales como el Black Sound?

“Nunca es suficiente, el arte y la cultura nos hace libres, deberían de ser frecuentes diferentes festivales de música negra en la Isla; es una forma de seguir creciendo y un factor muy importante para el desarrollo humano, pues no nacemos con cultura. La vamos adquiriendo y nos va fortificando”.

-¿Qué es lo mejor de estar sobre un escenario?
“Lo que puedes expresar, cómo enseñas tus sentimientos y emociones al público. Puedes ir creando un sinfín de sensaciones en el público que te escucha, en los músicos que te acompañan y en ti mismo; quedan como grandes recuerdos que perduran en el tiempo”.

-¿En qué otros proyectos está trabajando en la actualidad?
“Actualmente trabajo en el proyecto Mitades, una idea que nace y coge forma tomando un café con Ezequiel Barrios, músico, productor y gran amigo. No es un proyecto más. Este trabajo tiene un gran impacto en mi vida, es la fusión entre mis raíces populares y la música negra, y lo más importante es que he conseguido un equilibrio muy interesante en mi yo como artista y en mi yo emocional. Cada día me ayuda a crecer como persona, y me ha permitido trabajar con grandes profesionales que ahora forman parte de la historia de mi vida”.

TE RECOMENDAMOS