el charco hondo

La pista andaluza

Hay indicios que no se dejan encontrar, señales difíciles de localizar o que, en algunos casos, cuesta interpretar. Cuando esto pasa, y dar con pistas más o menos útiles resulta cansino o descorazonador, lo suyo es buscarlas lejos, fijarse en lo que está ocurriendo al otro lado del mar, ahí fuera, para intuir con fortuna, o no- qué será de Ciudadanos, aquí, en las Islas, en las autonómicas y locales de 2023. Voces autorizadas (con conocimiento de causa, y efecto) despejan la duda inicial; al parecer, hay gasolina, ganas y marca para, lejos de evaporarse o disolverse, añadir el naranja a la paleta de la convocatoria electoral. En Cs aseguran que sus siglas estarán en las urnas regionales, insulares y municipales del último domingo de mayo de 2023. La cuestión es si cruzarán ese puente solos o acompañados, y es ahí, sobre el río de los hipotéticos maridajes electorales, cuando toca mirar a Andalucía para encontrar posibles bengalas que ayuden a profetizar qué hará Ciudadanos cuando se acerque la campaña, en apenas doce meses. Aquello no es esto. Andalucía no es Canarias. Ahora bien, la pista andaluza alimenta preferencias y sugiere descartes respecto a lo que podría pasar en las Islas. Juan Marín, vicepresidente de la Junta de Andalucía, de Cs, ha lanzado un cohete -ayer, hace pocas horas-. Refiriéndose al presidente andaluz, del PP, Marín ha dicho que Juanma Moreno y él creen que ir en listas conjuntas acercaría a PP y Ciudadanos a la mayoría absoluta. No sería la primera vez que van de la mano, hay experiencias en otras comunidades. Si finalmente optan por concurrir juntos, y les va bien, sentarían un precedente cuya onda expansiva podría llegar a Canarias, materializándose el emparejamiento qué más cómodo resultaría a los de Cs de acá, poco proclives a estas alturas de la película a asociarse -en coalición electoral- con cualquier otro partido. No será con CC. Tampoco sería con los socialistas, ni con Nueva Canarias. Si está de ocurrir, será con el PP o probablemente no será con ningún otro partido; de ahí el valor más o menos relativo -o profético, ya se verá- de la pista andaluza. Queda calendario, o no tanto. Todos hablan con todos, y se miran de reojo, calculadora en mano, buscando señales e indicios. Si el PP llega flojo al mayo autonómico y local, ganará enteros la hipótesis de asociarse con Cs. Hay que seguir la pista al caso andaluz.

TE RECOMENDAMOS