el charco hondo

Los Otros

La relación de Los Otros con nosotros tiene un precedente en la que Malcolm y Cole mantuvieron en Sexto Sentido; básicamente porque, en nuestro caso, las apariencias y evidencias también confunden o engañan. En la película tienden trampas, juegan con nosotros, utilizan maniobras de distracción, nos manipulan, hacen que parezca, guionizan una sucesión de situaciones ambiguas y construyen una realidad que no lo es, porque (quien no haya visto la peli, que lo deje aquí) el pegamento final, el hilo escondido, es que Malcolm no está, nunca estuvo, está pero no, igual que Los Otros, tal cual, como quienes durante doce meses no están, no estuvieron, no dieron señal alguna de vida pero, eso sí, en estas fechas tan entrañables, azucaradas y cordiales te desean lo mejor para el año entrante, un abrazo enorme para ti y para los tuyos, muchísima salud, ojalá tus sueños se cumplan y las metas que te has marcado sean alcanzadas, queridísimo, colega, amigo, tal, y tal. Quienes solo emiten señales cuando los grandes almacenes o los ayuntamientos encienden el alumbrado navideño son nuestro Malcolm, Los Otros, personas más o menos conocidas (o desconocidas, incluso) de las que el resto del año no sabes nada bueno, plano o malo. No están en tu vida, ni tú en la de ellas. Ellas y tú habitan en planetas que rara vez o nunca se cruzan. Si acaso, saben de tu existencia por amigos de amigos de conocidos o, en otros casos, regresan del pasado remoto viajando durante trescientos sesenta y cinco días por el túnel del tiempo. Cuando te felicita un número desconocido, y la curiosidad aprieta, abres el perfil para saber quién te ha deseado el mejor año que hayas tenido en la vida, y no, ni así, porque las fotos de perros, playas, atardeceres o ciudades nunca han sido pistas sólidas. Hay quien, dejándose arrullar por las fechas, devuelve el mensaje al amigo (o amiga) invisible. Igualmente, Leila -escribes, por educación general básica-. Leila es mi perra, soy Luisa -responde Luisa, que no es Leila-. Así es la relación con Los Otros. Alienígena. Del revés. A oscuras, tan fantasmal como paranormal. Como en la peli, los Malcolm de los que únicamente sabes estos días se cuelan en tu móvil procedentes del más allá, regresados del lado oscuro, espectrales, llegados de lo que fue, adictos a la tecla de reenviar, empeñados en mantener una conversación imposible que, eso sí, retomarán dentro de doce meses, por estas fechas.

TE RECOMENDAMOS