economía

Sonia Hernández González: “Hoy en día una mujer puede realizar cualquier trabajo en una obra”

Sonia tenía claro desde muy pequeña que quería ser empresaria. Cuando le preguntaban ‘¿qué quieres ser de mayor?’ su respuesta era siempre la misma: ‘empresaria’
Sonia Hernández González: “Hoy en día una mujer puede realizar cualquier trabajo en una obra”. DA

Sonia tenía claro desde muy pequeña que quería ser empresaria. Cuando le preguntaban ‘¿qué quieres ser de mayor?’ su respuesta era siempre la misma: ‘empresaria’. Y lo consiguió. Fundó Construcciones Linneo Boreal, una empresa de construcción 100% canaria. Habla con auténtica pasión del sector de la construcción, del que dice que “engancha muchísimo”. Ahora es una de las muchas mujeres que han entrado a formar parte de la Junta Directiva de Fepeco, y asegura en esta entrevista concedida a DIARIO DE AVISOS que afronta el cargo de vicepresidenta con “mucho orgullo y entusiasmo”.

-¿Cómo asume el cargo de vicepresidenta de Fepeco?

“Pues con mucho orgullo, entusiasmo e ilusión. Sé que es una responsabilidad, pero también llevo 23 años en este sector y lo conozco muy bien”.

-¿Por qué el sector de la construcción? ¿Alguna tradición familiar?

“No, la verdad es que yo desde pequeña siempre quise ser empresaria. Primero, mi socio y yo montamos una asesoría y estábamos constantemente metidos en este sector porque nuestros clientes eran empresarios de la construcción, así que al final monté la empresa. Este es un ámbito que engancha mucho. Y, aunque tiene sus momentos malos, siempre te da alegrías. Tenga en cuenta que yo he pasado ya por dos grandes crisis, pero compensa. Mire, es un sector tan amplio… Tratas con tantas personas distintas que te enriquece a nivel personal. Ningún día es igual en una obra y ninguna obra es igual a otra. Todos los días te encuentras con problemas y retos diferentes, y eso engancha muchísimo. Es una actividad que es capaz de completar un círculo de emociones, porque desde el primer minuto que nace la idea en tu cabeza, pasas por diferentes fases en todo el proceso de gestación hasta la finalización del proyecto que sientes como tuyo. Es tu legado”.

-¿Y cómo es ser mujer en un sector tan masculino?

“Yo nunca he tenido problemas y la verdad es que no sé por qué no hay más mujeres en el sector. Ahora mismo, la mujer puede incorporarse en todas las fases del proceso productivo y me gustaría lanzar un mensaje para que ellas vean en este sector una oportunidad; que no lo descarten”.

-A pie de obra hay muy pocas.

“Sí, es cierto que en ámbitos directivos y administrativos hay muchas, pero no en ámbitos como la electricidad, la fontanería o la pintura. No sé el motivo. Es cuestión de formación nada más. No se necesita ni fuerza ni ninguna habilidad especial que no tenga la mujer. Es un sector de múltiples oportunidades, más tecnificado y mecanizado que antes, y me encantaría que en unos años se pudiera ver en una obra a mujeres electricistas o fontaneras . Al final, creo que es solo eliminar estereotipos de género, porque no es por otra cosa. Y hay mucho trabajo y muy bien remunerado. Desde luego animo a las mujeres que tengan algo de curiosidad que se formen y que entren en el sector”.

-¿Le han dicho eso de: cuándo viene el dueño de la empresa?

“Sí, bueno, algunas veces. Los obreros esperan ven al patrón, pero a pesar de estas pequeñas cosas nunca he tenido problemas”.

-¿Cómo lidia con el sector público? La terrible burocracia es la batalla de la federación.

“Bueno, esto es una lucha diaria. Parece que algunos funcionarios nos ven como el ogro; alguien malo que va a engañar, pero de lo que se olvidan es que detrás de un proyecto hay mucho empleo y trabajo. Mire, le pongo un ejemplo sencillo: envías un proyecto a un Ayuntamiento y al poco tiempo te mandan una carta diciendo que te falta un papel, cuando lo envías, después de unos meses, te mandan otra carta diciendo que te falta otro papel. ¿Por qué no te dicen a la primera los papeles que te faltan? Y ahora con el teletrabajo es peor, porque tengo que llamar para pedir cita para que me atiendan por teléfono. Increíble”.

-¿Y cómo encara el sector ahora la escasez de suministros?

“Pues con mucho temor. El sector, sobre todo el área de las reformas, camina muy bien. Hay mucha gente que está reformando sus viviendas tras el confinamiento. Mire, algo muy simple: se han dado cuenta de que el salón es pequeño, porque durante el confinamiento coincidieron todos y no cabían. Vamos bien, pero llegan momentos duros con la subida de los costes”.

TE RECOMENDAMOS