santa cruz

Urbanismo ordena el aseguramiento de 76 viviendas en Añaza

El edificio, emplazado en el paseo Marruillo, en su mayoría propiedad del Gobierno de Canarias, se encuentra en mal estado de conservación
Urbanismo ha ordenado instalar una red de seguridad. DA

Peligro de desprendimiento de los balcones, caída de cascotes y cristales de algunas claraboyas de los portales, desconchones y humedades diversas o la falta de ornato y mantenimiento en general. Estas son algunas de las patologías constructivas que sufre el edificio de viviendas ubicada en el paseo Marruillo, número 1, de Añaza, en el que se distribuyen más de 70 viviendas. El mal estado del mismo ha llevado al servicios de disciplina urbanística de la Gerencia Municipal de Urbanismo a ordenar al propietario mayoritario de este inmueble, que es el Gobierno de Canarias, a acometer las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los vecinos.

El edificio, de 32 años de antigüedad, es de tipología abierta con patio central, recibió al visita de los técnicos municipales el pasado 2 de diciembre, donde comprobaron todas las deficiencias enumeradas.

Tras la visita, la Gerencia Municipal de Urbanismo dictó una resolución dirigida al propietario para que procediera a instalar una malla de protección exterior anticascotes debidamente anclada, que recubra suficientemente todas las zonas con peligro de desprendimiento de cascotes desde las fachadas, en especial en todos los balcones curvos con agrietamientos visibles y peligro de caída de cascotes, así como en los techos de las cajas de escaleras con claraboyas que presenten degradación y peligro de desprendimientos de material y cristales. El coste de este aseguramiento es de 3.000 euros.

Los técnicos también señalan que se deberá efectuar una revisión exhaustiva de todo el exterior del inmueble incluidos revestimientos, remates, salientes, volados, cerrajería y carpintería exterior y proceder al saneado y/o descalichado de seguridad en el caso que fuese necesario. Las medidas de seguridad deberán estar dirigidas, diseñadas y supervisadas a cargo de un técnico competente y podrán ser sustituidas por otras equivalentes e igual de efectivas, siempre previo estudio.

TE RECOMENDAMOS