tribuna

Vacunación infantil frente a la COVID-19 en España. ¿Ha llegado el momento?

*Por Luis Ortigosa, presidente de la Sociedad Canaria de Pediatría. Asesor interno del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría. Miembro del Grupo Técnico de Vacunas de Canarias.

A fecha del 28 de noviembre de 2021, casi el 90% de la población diana para vacunación frente a la COVID-19 en España está correctamente vacunada. Si añadimos a las personas que han padecido la infección natural, las cifras de personas inmunes sitúan a España en los primeros países del mundo en vacunación, y en una envidiable situación para seguir haciendo frente a la pandemia, hasta que ésta se agote.

Una vez más, la población española ha demostrado estar a la cabeza mundial frente a situaciones de emergencia para prevenir enfermedades infectocontagiosas, e inmunoprevenibles. De hecho, si repasamos las coberturas de vacunación infantil frente a las enfermedades que figuran en el Calendario de Vacunaciones 2021 del Ministerio de Sanidad, en torno al 90-95 % de la población entre dos meses y 14 años están correctamente vacunados. Y hay que recordar que, en España, la vacunación no es obligatoria. Los padres españoles vacunan a sus hijos porque confían en el sistema sanitario y en las recomendaciones sobre vacunación infantil, tanto las que realizan las autoridades sanitarias, como las que anualmente publican las Sociedades Científicas, y en el caso específico de las vacunas pediátricas y de adolescentes, las Recomendaciones Anuales del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP).

Pero con la vacunación frente a la COVID-19, los grupos diana para recibir la vacunación comienzan a partir de los 12 años de edad, dejando atrás a la población infantil por debajo de esa edad, y de hecho en el Plan Estratégico de Vacunación diseñado por el Ministerio de Sanidad desde los primeros meses de pandemia, los niños y adolescentes quedaron en el último Grupo para ser inmunizados.

Y a medida que ha avanzado la situación pandémica, y una vez que se han desarrollado y comercializado las vacunas COVID-19, los niños han quedado pendientes de vacunación, ya que el proceso de investigación y de ensayos clínicos para grupos pediátricos ha ido finalizando en los últimos meses, y la primera vacuna de administración pediátrica en Europa ha sido aprobada por la Agencia Europea del Medicamento el día 25 de Noviembre de 2021.

¿Qué pasará con los niños europeos y españoles en relación con la vacunación COVID-19? ¿Será recomendable la vacunación por debajo de los 12 años?

La pasada semana, el grupo de trabajo de expertos en vacunas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó una actualización de las recomendaciones sobre vacunación frente a la COVID-19 en la infancia y adolescencia, destacando algunas conclusiones: …“los países deben considerar los beneficios individuales y poblacionales de inmunizar a niños y adolescentes en su contexto epidemiológico y social específico al desarrollar sus políticas y programas de vacunación contra COVID-19”…. “hay beneficios de vacunar a niños y adolescentes que van más allá de los beneficios directos para la salud. La vacunación que disminuye la transmisión de COVID en este grupo de edad puede reducir la transmisión de niños y adolescentes a adultos mayores y puede ayudar a reducir la necesidad de medidas de mitigación en las escuelas. Minimizar las interrupciones en la educación de los niños y mantener su bienestar general, salud y seguridad son consideraciones importantes”…. “como cuestión de equidad global, mientras muchas partes del mundo se enfrenten a una escasez extrema de vacunas, los países que han logrado una alta cobertura de vacunas en sus poblaciones de alto riesgo deben priorizar el intercambio global de vacunas COVID-19 a través de la instalación COVAX antes de proceder a la vacunación de niños y adolescentes con bajo riesgo de enfermedad grave”…

Estando de acuerdo con estas conclusiones del panel de expertos de la OMS, me gustaría señalar que no es incompatible, al contrario, es lo más deseable, que se utilicen de forma paralela y simultánea todos los mecanismos de vacunación COVAX para países de bajos recursos, al tiempo que se completa la vacunación de niños y adolescentes en países que ya han alcanzado la vacunación de todos los grupos de riesgo y población diana.

De hecho, como he comentado, hace unos días, el Comité de Medicamentos de Uso Humano de la EMA acordó, por unanimidad de sus miembros, recomendar la autorización condicionada de la vacuna Comirnaty 10 µg para niños de 5-11 años de edad. Tendrá que ser la Comisión Europea (CE) la responsable de la autorización final, que se espera se lleve a cabo en un plazo muy breve, dando luz verde a la primera vacuna pediátrica frente a la COVID-19 que se autoriza en la Unión Europea. En la misma nota, se indica que la dosis para esta nueva franja de edad se administrará al igual que en adultos: dos dosis, con un intervalo de tres semanas. La dosis, sin embargo, será menor que la utilizada en personas mayores de doce años (10 microgramos frente a 30 microgramos).

Tras la autorización de comercialización condicional otorgada por la CE, la vacuna pediátrica se pondrá en España a disposición de las autoridades de Salud Pública del Ministerio de Sanidad para ser utilizada en los planes de vacunación de acuerdo a sus características. Se espera que la compañía fabricante empiece a distribuirla en la Unión Europea en la segunda quincena de diciembre, de acuerdo a su capacidad productiva. La Asociación Española de Pediatría, por medio de su Comité Asesor de Vacunas, hizo público un Comunicado el mismo día 25 de Noviembre, con su posicionamiento en relación con la autorización de la EMA de la vacunación frente al SARS-CoV-2 en niños de 5 a 11 años de edad .

En este Comunicado de urgencia, el CAV de la AEP recomienda la vacunación de todos los niños de este grupo de edad, siguiendo las estrategias marcadas por el Ministerio de Sanidad, y por las mismas razones ya expuestas para los adolescentes de 12 a 18 años. Es necesario, además, tener en cuenta que actualmente la incidencia acumulada de infecciones por SARS-CoV-2 es más alta en los niños menores de 11 años que en cualquier otro grupo de edad Las Recomendaciones del CAV-AEP se basan a los siguientes puntos:

1) Contemplar el derecho del niño a su protección individual frente a esta enfermedad que aunque en general en estas edades es leve, puede complicarse en ocasiones.

2) Conseguir y mantener espacios educativos seguros, que permitan la normalización de la escolarización y las relaciones interpersonales de los niños, con el consiguiente bienestar psicoemocional.

3) Lograr la protección de grupo o de rebaño, cifrada en el 91% para la variante delta.

4) Disminuir la circulación del SARS-COV-2 y la aparición de nuevas variantes.

5) No privar a la población infantil del beneficio que aporta la vacunación, del que ya gozan los mayores de 12 años (aunque los objetivos en términos de salud sean diferentes).

Con todos estos posicionamientos y recomendaciones oficiales, de la OMS, EMA, Comité de expertos del CAV-AEP, y la decisión que adopte la Ponencia de Vacunas y el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de la Salud en los próximos días, habrá que tomar la decisión sobre la vacunación frente a la COVID-19 a la población pediátrica menor de 12 años.

De iniciarse esta vacunación, no será antes de la última quincena de diciembre de 2021 siendo deseable que a lo largo del primer trimestre de 2022 comience el proceso de inmunización de niños entre 5 y 11 años, si así lo deciden las autoridades sanitarias, en base al momento epidemiológico de la pandemia. Tenemos unas semanas para continuar debatiendo y generando argumentos basados en la ciencia, con el apoyo de los datos epidemiológicos del momento, a favor o en contra para poner en marcha una nueva campaña de vacunación infantil en nuestro país que contribuya a doblegar, controlar y eliminar, si es posible, la infección por SARS.CoV-2. Un reto apasionante, y necesario, más aún cuando nuevas variantes como la ómicron comienzan a extenderse por todos los continentes, y se empiezan a sembrar dudas sobre nuevos repuntes de la pandemia.

TE RECOMENDAMOS