el charco hondo

El espacio que ocupas (y 2)

En el recorrido que hace por los espacios que otros ocupan, Isabel Coixet incluye la imagen de su hija, de pequeña, desplegando sobre la mesa del restaurante un arsenal de rotuladores, pegatinas y cuadernos, algo que los chiquillos suelen hacer -interpreta, con acierto- para recrear un ambiente conocido cuando se mueven en territorios ajenos. Según Coixet, ocupar la mesa con muñecos, juguetes o lápices de colores es la táctica con la que los chiquillos ocupan el espacio: este soy yo, este mi espacio, aquí y en todas partes. Los estrategas de los principales partidos son como niños. En el ámbito del Estado, los socialistas afinan el relato que les permita recuperar el espacio (el centro epidemiológico, estos últimos meses) que dejaron de ocupar porque lo invadió Isabel Díaz Ayuso o, desde otra perspectiva, por haber renunciado Sánchez a ocuparlo porque priorizó tapar la boca de agua que se le abrió a su izquierda. El centro es la llave de la centralidad, el espacio que permite negociar o pactar con unos y otros. En Madrid o Canarias, la centralidad da o arrebata posiciones de gobierno, de poder. Aquí y allá las empatías del electorado están todavía muy marcadas por la gestión de la pandemia, abrir o cerrar, restricciones o aperturismo, avanzar o retroceder. Y también allá o acá en apenas unos meses, cuando la pandemia empiece a desaparecer del día a día, la economía recuperará la primera línea, y será el éxito o fracaso de la recuperación -de la remontada- lo que impulse o debilite a los socialistas (y al PP, colateralmente) de cara a las autonómicas, locales y generales, dinámicas que marcarán en las Islas el tablero de los pactos en 2023. En la escena regional la centralidad que ocupaba Coalición ahora la ocupan los socialistas. Ángel Víctor Torres llega con ventaja al tramo final, pero hay variables como la percepción (o no) de que con él la gestión ha mejorado, o la de la recuperación (o no) de la economía con la consiguiente onda expansiva que ese factor tenga en el crecimiento (o no) del PP, que pueden agriarle las urnas -o, entre otras amenazas, la posibilidad de que algún propio le haga un descosido-. Si los socialistas desfallecen Coalición pondrá velas al crecimiento electoral del PP. Si Ángel Víctor Torres llega a las urnas sin sobresaltos, la pregunta no será quién gobernará en Canarias después de 2023 sino con quién gobernará el actual presidente; y, en esa coyuntura, Coalición solo podrá recuperar parte del espacio que ocupaba si logra generar confianza en las filas socialistas (puede que en las Islas progresen adecuadamente con algunos interlocutores, pero en Moncloa lo siguen teniendo crudo). Y es que, volviendo a Coixet, algunos pesos pesados del PSOE no están por la labor de arriesgar el espacio (la centralidad) que antes no ocupaban y ahora sí.

TE RECOMENDAMOS