superconfidencial

El peor país de Europa

Si incluimos la Seguridad Social, España es el peor país de Europa para un empresario. Digamos también que es el número uno en tributación, el que más funcionarios tiene y el que más coches oficiales soporta. También es el país menos conveniente para que los jóvenes emprendedores abran sus negocios. Como para ser joven emprendedor hay veces que sólo hacen falta un ordenador, una buena red de fibra óptica y muchas ideas, multitud de jóvenes han establecido sus empresas en Andorra y en Portugal: quedan cerca de España y no tributan en España. El otro día me contaba un empresario que a él llegaron a hacerle fotos los de Hacienda mientras comía en un restaurante, que le estuvieron años persiguiendo y que al final sólo pudieron levantarle un acta por 3.000 euros. La Agencia Tributaria pierde la mayoría de los pleitos que plantea al contribuyente, aunque su presunción legal de certeza deje prácticamente indefenso al afectado. El gasto público, descontrolado, trae como consecuencia recaudar más y más y quien paga los platos rotos de la mala administración es el españolito. La presión fiscal es brutal, pero el castigo es todavía peor: multas escandalosas, desconocidas en un país medianamente normal. Es que hasta las multas de tráfico son usurarias. Que un Ayuntamiento te cobre 200 euros más la grúa (otros ochenta) por un aparcamiento indebido es una animalada. ¿Saben cuánto están recaudando los municipios por estos conceptos? Además, han convertido a los carteros en notarios y como no quieras recoger un certificado aquel simpático cartero de antaño, que te pasaba por Navidad la tarjetita para pedirte el aguinaldo, se pone incluso farruco. No es cosa, esto de los abusos de Hacienda, de los socialistas. La derecha fue peor y, si no, que se lo pregunten al tal Montoro, un caradura de primera división y un lince para recaudar. Yo estoy convencido de que somos el peor país de la Europa unida, pero se admiten opiniones.

TE RECOMENDAMOS