tribuna

Murallas laguneras frente al odio

Las redes sociales y su extraordinaria cercanía a nuestras vidas no han aportado elementos positivos, pero también riesgos añadidos, como el de la fácil difusión masiva e instantánea de bulos y falsedades de todo tipo, muy especialmente los que atentan contra la convivencia o tratan señalar aspectos negativos de algunos grupos de población vulnerables.

Nuestro municipio forma parte de esa realidad, tan del siglo XXI, que en ciertos casos supone un riesgo añadido de fractura social, a veces sustentada sobre una gestión deficiente e impuesta de un modelo de acogida basado en macrocentros, que no apoyamos. Frente a esa alternativa hemos defendido una basada en recursos alojativos de pequeña escala, integrados en los territorios, con alternativas ofrecidas por nuestro Ayuntamiento, una práctica que entendemos que favorece una atención adecuada y una mejor la inclusión.

La situación actual justifica todavía más que La Laguna sea el primer municipio de Canarias en poner en marcha un Proyecto Antirrumores, que se impulsa desde el Área de Bienestar Social y Calidad de Vida del Ayuntamiento, en colaboración con la Fundación General de la Universidad de La Laguna y el Observatorio de la Inmigración de Tenerife. Esta iniciativa tiene como objetivo principal la generación de una estrategia de comunicación y sensibilización, construida de manera participada con la comunidad lagunera, para prevenir el racismo y la xenofobia, contrarrestando los estereotipos negativos, los prejuicios y los falsos rumores sobre la inmigración y la diversidad cultural en el municipio.

Apostamos decididamente por un municipio que sea referente y modelo en la convivencia intercultural, por ello debemos activarnos frente a cualquier estrategia que pretenda favorecer la ruptura o el enfrentamiento entre comunidades.

Los rumores, que pretenden construir visiones negativas sobre las personas que llegan a nuestra tierra o contra los que piensan y sienten de forma diferente, con el fin de sembrar el odio o la desconfianza, nos dañan como sociedad y rompen la convivencia. Tenemos muy claro que la diversidad no debe verse como un problema, al contrario, debe plantearse como una riqueza y un potencial. Frente al rumor, que nace y crece en la falta de reacción de quiénes conocen que algo es una mentira y permiten que se expanda con facilidad entre los prejuicios de quienes están predispuestos a creer en ellos, debemos articular respuestas comunitarias que permitan aportar luz y una perspectiva positiva sobre la diversidad y la cohesión social.

En estos meses se ha avanzado en este trabajo con la comunitario participado, formando y potenciando una red de agentes antirrumores, se han elaborado contenidos que se difundirán, que serán un instrumento en manos de los laguneros y laguneras para luchar contra los bulos. Además se ha avanzado en la redacción de este diagnóstico que presentamos hace unos días y de la Estrategia que esperamos aprobar en muy pocas semanas.

Con estas acciones ayudamos a coser las heridas que intentan separar y dividir a nuestra sociedad. Apostamos claramente por una sociedad diversa, plural, respetuosa, integradora…la sociedad lagunera del siglo XXI, por ello debemos proteger y fomentar esos valores con instrumentos como este.

Tenemos datos para el optimismo, incluso en el contexto negativo de un modelo de acogida poco adecuado como el que hemos vivido en Aguere. En los datos ofrecidos en el Diagnóstico elaborado se muestra que se ve positivamente la convivencia entre las personas migrantes y autóctonas en el municipio, reflejado en un 60% de las entrevistas realizadas, que consideraron en los peores momentos de desarrollo de la actividad de los CATE que eran una convivencia positiva. Solo un 7% de la población consultada cree que la convivencia es negativa. Ese terreno fértil de quiénes apuestan por la convivencia frente al odio, será sin duda la mejor barrera que podemos construir ante los bulos, la de la fraternidad humana es la única muralla que en estos siglos de historia nos gustaría ver en nuestro municipio.

La Laguna diversa y multicultural, de convivencia y fraternidad, es la que estamos favoreciendo con esta labor de acompañamiento y apoyo. La misma que, en la reciente visita de los responsables del programa Intercultural Cities de la Unión Europea se señala como un municipio de referencia en lo que respecta a favorecer la convivencia social.

Nada de esto sería posible sin la labor desinteresada de tantas vecinas y vecinos que se han sumado a apoyar los agentes antirrumores, o los equipos técnicos y de apoyo, que se participan de esta importante tarea de ofrecer la acogida y la inclusión, frente a los que solo quieren que domine la exclusión y la división en nuestra sociedad.

*Primer teniente de alcalde de La Laguna.

Concejal de Bienestar Social y Calidad de Vida

TE RECOMENDAMOS