guerra en ucrania

Occidente en bloque sanciona a Putin y Zelenski aboga por la resistencia

EE.UU. y la UE imponen restricciones al presidente ruso a título personal; Ucrania se plantea no entrar en la OTAN y Moscú llama a un alzamiento militar. El Kremlin también amenaza a Suecia y Finlandia
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo ruso, Vladímir Putin, en una reunión celebrada en junio del pasado año en Suiza | DA

Las “graves consecuencias” de las que tanto Estados Unidos como la Unión Europea han estado hablando a lo largo de las últimas semanas han acabado recayendo personalmente sobre el presidente de Rusia, Vladímir Putin, y su ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, por iniciar la invasión de Ucrania el pasado jueves. Se trata de unas sanciones que afectan a la capacidad de ambos políticos para acceder a sus activos en el extranjero, y se anuncian en la misma jornada en que las autoridades ucranianas aseguraron estar dispuestas a dialogar con Moscú para poner fin a la masacre, que se ha cobrado, de acuerdo con cifras ofrecidas por las Fuerzas Armadas de Reino Unido, la vida de casi 700 personas.

La respuesta del Kremlin, sin embargo, se alejó del entendimiento, a pesar de que el asesor presidencial ucraniano Mykhailo Podolyak dijo querer poner encima de la mesa la posibilidad de que la nación del Este de Europa descarte su entrada en la OTAN. Putin, por su parte, animó a los militares del país a sublevarse contra el Gobierno: “Será más fácil pactar con ustedes que con una banda de drogadictos y neonazis”, señaló en referencia a la Administración que lidera Volodímir Zelenski.

Este último, ayer manifestó que el pueblo de Ucrania está “solo”, ya que han recibido muchas muestras de afecto y “apoyo moral” de la comunidad internacional, pero ningún efectivo militar. Se mostró, asimismo, partidario de ofrecer resistencia a las tropas rusas, y como prueba de ello, grabó un vídeo en las calles del barrio gubernamental, en Kiev, junto a algunos de los miembros de su equipo: “Estamos aquí, defendiendo Ucrania”.

Aunque quizá el titular más llamativo del viernes haya sido la amenaza por parte de Rusia a Finlandia y Suecia, que no pertenecen a la OTAN, pero han deslizado su interés en integrarse en la misma. La portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zaharova, advirtió a ambos países de que, en caso de que lo hicieran, sufrirían “consecuencias político-militares”.

En lo referente a los canarios que están tratando de abandonar Ucrania, el presidente del Gobierno regional, Ángel Víctor Torres, confirmó que son cuatro: dos de ellos están en el convoy del Ministerio de Asuntos Exteriores español, a 200 kilómetros de la frontera con Polonia; otro, tinerfeño, se desplaza por sus propios medios, en un vehículo particular, y el último es un niño grancanario que permanece con su familia aún en el país.

TE RECOMENDAMOS