superconfidencial

El fútbol derrota al dinero

Otra cosa no, pero los árabes suelen ser muy bien educados. Por eso sorprende la actitud matona del presidente del club árabe PSG (es catarí, no francés), Nasser Al-Khelaifi, amenazando de muerte a un empleado del Real Madrid que grababa sus diatribas contra los árbitros del partido Real Madrid-PSG, dando voces e intentando entrar en el vestuario de los colegiados. Creo que lo consiguió, junto a su sicario y director técnico del equipo, el brasileño Leonardo, e incluso rompieron el palo de un banderín de un árbitro asistente. Estos hechos, recogidos en un acta por personal de la UEFA, incluso por el propio árbitro, merecen reproche deportivo y quién sabe si penal, si el empleado del Real Madrid, cuyo móvil salió volando en el lance, se decide a llevarlos a los juzgados. Ya veremos. Resulta impresentable que el fútbol esté en manos de tipejos como estos y que la UEFA lo permita. De todas formas, el Real Madrid -que sí es mucho más que un club, no como el otro, que se dedica a la política- ha demostrado que el dinero puede ser derrotado por el fútbol y esta es una buena noticia. Al PSG se le permite fichar sin límites, pero en los últimos tiempos se ha dedicado a adquirir nombres y no futbolistas y así le han salido ranas algunos de ellos, como Neymar (que está más tiempo en Brasil que en Francia), Messi (que en este momento es una caricatura de sí mismo) y Sergio Ramos (que lleva dieciséis meses lesionado). La actitud matona y amenazante de Al-Khelaifi, que es el representante del emir de Catar en el club, no altera lo que se vio en el campo: un equipo ramplón, en el que no destaca sino Mbappe; y Killian Mbappe será jugador del Madrid la próxima temporada, cobrando la mitad de lo que le ofrece el matón. El Madrid, de nuevo, ha salvado el fútbol.

TE RECOMENDAMOS