tribuna

El impacto del alto precio de la luz para las empresas

Desde hace meses venimos escuchando en los medios de comunicación noticias sobre el incremento del precio de la electricidad y sus consecuencias para las familias, que han visto cómo la factura de sus hogares se ha disparado y tienen que pensárselo dos veces antes de poner a funcionar la lavadora o el lavavajillas, pero poco se ha hablado de los efectos que esto provoca para las empresas.
Y si ya la situación era difícil, la invasión de Ucrania por parte de Rusia ha conseguido trastocar aún más esta escalada de precios, ya no solo por el repunte de la luz y el gas, sino de forma generalizada. Una guerra sinsentido, como cualquier otra, que hace tambalear los cimientos del mundo entero.
Hace unos días conocíamos que nuestro país cerraba febrero con una inflación del 7,4%, su nivel más alto en 33 años, con un considerable incremento en el precio de los alimentos y bebidas no alcohólicas, así como de los carburantes y combustibles.
Una subida que ya se venía dando desde meses atrás, con el alto precio de la energía como causa principal.
Sirva como ejemplo el precio máximo alcanzado el pasado martes, 1 de marzo, con 315,87 euros megavatio hora (MWh), mientras que el mínimo fue de 220,98 euros MWh. Esto hizo que el precio de la luz en el primer día de marzo fuera casi 60 euros más elevado que la media de febrero y cerca de 30 euros superior a diciembre de 2021, el mes más caro de la historia con una media de 239,22 euros MWh.
Para empresas como HiperDino, este incremento supone un duro varapalo, y es que en el total de la compañía se consume una media anual de casi 142 gigavatios (GW). Traducido en cifras, esto suponía unos 12 millones de euros cada año. Y así venía sucediendo desde 2012 hasta 2021, con un precio medio de la luz de 50 euros MWh.
En cambio, el incremento incesante de la luz ha hecho que el precio medio del megavatio hora supere, ahora mismo, los 200 euros, lo que hará que en este 2022 pasemos de pagar 12 millones a 39 millones de euros.
Todo ello pese a haber adoptado medidas de ahorro en todos los centros de trabajo de la compañía, con una importante inversión económica.
Para amortiguar el impacto que el encarecimiento de la electricidad está teniendo en los consumidores, el Gobierno ha prorrogado la rebaja fiscal sobre los impuestos que gravan el recibo de la luz durante el primer cuatrimestre.
Sin embargo, el alza continuada de precios que soportan familias y empresas se extrapola ya a todos los productos y servicios, y el conflicto militar entre los dos países podría provocar en las próximas semanas un encarecimiento aún mayor de los precios de la energía.
No cabe duda de que los intentos del Gobierno por frenar este alza han fracasado y que la inflación seguirá subiendo si no se adoptan medidas efectivas, repercutiendo directamente en el bolsillo de las familias y provocando la pérdida de competitividad de las empresas

*Consejero delegado de DinoSol Supermercados

TE RECOMENDAMOS