superconfidencial

Europa no se puede romper

Putin, el nuevo Hitler, quiere romper el status quo que dejó establecido la conferencia de Postdam, tras la II Guerra Mundial. Putin es un cínico y un hombre peligroso. Los rusos van a ser los primeros que van a lamentar haberlo dejado llegar tan lejos. Putin ha sido capaz de meter a su país en una guerra, con el pretexto de defenderse de Occidente. Las imágenes que llegan de Ucrania, los niños muertos a cañonazos, los rusos invadiendo un país por la cara y el empeño en arruinar y en arrasar una nación son actuaciones cotidianas de este loco que se ha empeñado en que las llamas vuelvan a Europa. Es curioso, pero algunos grandes empresarios rusos se están volviendo contra su líder político y otros, como Abramovich, intentan mediar en el conflicto. Europa recrudece las sanciones públicas y privadas. Putin ha amasado una fortuna, de manera impune, mientras aquí discutimos si el hermano de Ayuso cobró comisiones por unas mascarillas y rompemos al principal partido de la oposición, a fuerza de La Sexta. España hace el ridículo cada día por minucias (minucias de la derecha, que se auto destruye), mientras el mundo comienza a incendiarse. Europa sufrirá colapso en las comunicaciones aéreas y habrá una crisis de refugiados, que tenemos que pagar todos. 500.000 personas han abandonado Ucrania a la carrera. Polonia ha dado la talla. Está acogiendo a miles y miles de refugiados. Los rusos no van a participar en el Mundial de fútbol. Los chinos acechan por Siberia. El rublo se deprecia un 30%. Las bolsas europeas se resienten menos de lo previsto. Los aviones rusos matan muchos civiles ucranianos. Se han suspendido los vuelos entre Europa y Rusia. El sistema bancario común ha sido suspendido, en lo que respecta a Rusia, siquiera parcialmente. Europa destina cientos de millones de euros a armar a Ucrania, cuyos militares y civiles resisten ante el poderío de Putin. ¿A dónde quiere llegar? ¿Cuál será el final?

TE RECOMENDAMOS