sucesos

12 de los fugitivos más buscados podrían estar en Canarias

Buscados por delitos como asesinato, tráfico de drogas a gran escala y suministro de armas de fuego y munición, los fugitivos podrían refugiarse en las Islas
los-fugitivos-canarias
Los fugitivos podrían estar en Canarias huyendo de la justicia

Las autoridades españolas y británicas lanzaron el miércoles una nueva campaña para localizar y llevar ante la justicia a 12 de los fugitivos más buscados del Reino Unido que se cree se ocultan en España, incluido el archipiélago canario.

El secretario de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, Rafael Pérez, la ministra consejera británica en España, Sarah Cowley, el director general de Operaciones de la Agencia Nacional contra el Crimen (NCA, por sus siglas en inglés) británica, Steve Rodhouse y el consejero delegado de la ONG Crimestoppers, Mark Hallas, participaron en una rueda de prensa en la que se presentó a los fugitivos.

Los fugitivos, todos ellos hombres, están en busca y captura por delitos como asesinato, tráfico de drogas a gran escala y suministro de armas de fuego y munición.

La agencia oficial británica NCA lleva a cabo la campaña Most Wanted (“los más buscados”) junto con la organización sin ánimo de lucro Crimestoppers y las fuerzas de seguridad españolas como continuación de las exitosas ediciones de la campaña Operación Captura, en las que se consiguió detener a 86 fugitivos.

España es uno de los destinos más populares para los británicos y ambos países tienen una colaboración muy fuerte en el ámbito de la seguridad, pese a ello, los fugitivos siguen viendo a nuestro país un lugar en el que poder recalar, entre otras cosas por el gran número de turistas que lo visitan.

Los fugitivos en España

“Esta campaña es solo un ejemplo de la exitosa cooperación que existe entre las fuerzas del orden británicas y españolas”, dijo la ministra consejera británica en España, Sarah Cowley, durante la rueda de prensa, que tuvo lugar en la sede del Centro Tecnológico de Seguridad (CETSE) en Madrid.

“Estamos unidos como socios ante unas amenazas y unos desafíos comunes, compartiendo no solo nuestra experiencia y pericia, sino también unos objetivos y unos valores. De esta manera, hacemos que ambos países sean más seguros para los ciudadanos. Por ello, me gustaría agradecer a nuestros colegas españoles en la Policía Nacional y la Guardia Civil el papel que desempeñan en esta campaña y, más ampliamente, su colaboración constante ante los desafíos que tenemos en común”.

El secretario de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, Rafael Pérez Ruiz, señaló que la Operación Most Wanted “nos permite reforzar e incrementar la colaboración policial entre España y Reino Unido con la finalidad de crear un ambiente hostil que dificulte la implantación de organizaciones criminales en España y el asentamiento de delincuentes en nuestras ciudades”.

“Ahora más que nunca, es necesario aunar el esfuerzo de todos para dar una respuesta coordinada y eficaz a los nuevos desafíos que la constante evolución de la tecnología y el vertiginoso dinamismo intrínseco de nuestra actual sociedad nos presentan en materia de seguridad”, agregó.

A principios de mes, agentes de la Policía Nacional detuvieron en el muelle de San Miguel de Abona a un ciudadano alemán de 43 años al que le constaba una orden europea de detención y entrega emitida por Alemania. El fugitivo era buscado por las autoridades judiciales de su país por varios delitos contra el patrimonio, por los que podría ser condenado hasta a quince años de prisión.

El prófugo navegaba a bordo de un barco cuando, debido a una avería, éste hubo de ser remolcado al muelle de Amarilla Marina, en San Miguel de Abona. Al tener conocimiento de ello, los agentes de la Policía Nacional llevaron a cabo indagaciones sobre la identidad de esta persona y el motivo que le conducía a llevar ese estilo de vida nómada.

Así supieron que el alemán era uno de los fugitivos buscado por la justicia de su país por diferentes delitos contra el patrimonio, principalmente robos, estafas y falsedades documentales, por los que podría ser condenado a un total de quince años de prisión.

TE RECOMENDAMOS