santa cruz de tenerife

Santa Cruz inicia la licitación para rehabilitar el Templo Masónico

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento capitalino da hoy luz verde al contrato de servicios para comenzar la redacción de los pliegos técnicos y administrativos

La Junta de Gobierno tiene previsto aprobar hoy el contrato de servicios para la redacción del Proyecto, Dirección Facultativa y Coordinación de Seguridad y Salud de las obras de rehabilitación del Templo Masónico, con un importe de ejecución que supera los 3,2 millones de euros. De esta forma se da el siguiente paso, tras contar ya con el proyecto de rehabilitación, que es el de iniciar la licitación con la redacción de los pliegos técnicos y administrativos de unas obras que tienen como objetivo devolver el esplendor a un edificio único en Europa.


Hace unas semanas el Estado confirmó la aportación de casi la totalidad del dinero de esta intervención en el patrimonio chicharrero gracias a una enmienda de Nueva Canarias a los Presupuestos Generales del Estado. Serán aportados por la Dirección General de Patrimonio y Bellas Artes del Ministerio de Cultura, tal y como confirmó el responsable del área, Isaac Sastre de Diego, el pasado 18 de febrero, al alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, en una reunión celebrada en Madrid. El Instituto del Patrimonio Cultural de España el encargado de realizar la operación de entrega al Ayuntamiento de Santa cruz de Tenerife del dinero que servirá para rehabilitar el Templo Masónico.


El alcalde recuerda que se trata de la “única muestra de arquitectura masónica en España, construido en 1904, y que está llamado a convertirse en una edificación que, una vez reformada, será un reclamo de primer orden para los residentes y visitantes y un polo de atracción indiscutible para la comunidad masónica europea e internacional”.
Bermúdez pone en valor que, “se trata de una rehabilitación del patrimonio histórico de este municipio que reafirma el compromiso político del grupo de gobierno por recuperar para esta capital todos los símbolos y edificaciones con los que se pretende que las vecinas y los vecinos se sientan orgullosos de esta ciudad, de su historia y de su cultura”.
“También para los que nos visitan -recalcó el alcalde-, a los que debemos transmitirles que esta ciudad tiene mucho que ver y contar, como el próximo museo Rodin en el Viera y Clavijo, la colección de las Esculturas en la Calle, el Palacio de Carta, el edificio Villasegura o el Castillo de San Andrés, entre otros”, argumentó Bermúdez.


El alcalde recordó que “por nuestra parte seguimos dando los pasos necesarios y hoy se aprueba la redacción de los pliegos técnicos y administrativos con la finalidad de sacar las obras a licitación en el próximo mes” y agregó que “todo ello, con la idea de que se inicien los trabajos de rehabilitación de este edificio único en Europa antes de finales de año y que con esta financiación procedente del Estado prácticamente quedaría cubierta la casi totalidad de lo presupuestado en la memoria técnica del proyecto”.


Las obras proyectadas consistirán la recuperación simbólica y materialmente de la logia masónica, atendiendo a su categoría de BIC, además de adecuar y compatibilizar los nuevos usos, con el carácter patrimonial del edificio, contemplando, además, la recuperación de la configuración espacial e iconográfica de los espacios de mayor simbolismo, como la Sala de Tenidas y la Sala de Ágapes.


Con esta finalidad, el equipo redactor contempla “incorporar técnicas de construcción actuales, en espacios de nueva creación o de interés simbólico, cuya resolución resulte más ventajosa para la resolución final”, por lo que se añade que “se resolverán los espacios posibilitando el uso público del edificio, según las normativas en vigor, accesibilidad (ascensor), normativa de incendios, adecuación estructural a los nuevos o futuros usos e incorporar las instalaciones necesarias, sin desvirtuar la imagen original, ni ser agresivas en cuanto a su expresión, quedando lo más mimetizadas posible”, sostiene la arquitecta, María Nieves Febles.


Desde el punto de vista de la historia, el edificio fue levantado por la Logia Añaza, que se convirtió en el taller masónico canario más importante del siglo XX, tanto por su larga trayectoria como porque contribuyó decisivamente a organizar y consolidar la Masonería en Canarias, pero también a divulgar la cultura y las ideas de progreso en la sociedad tinerfeña de la época.

TE RECOMENDAMOS