la palma

Volver a Puerto Naos, una meta que puede tardar “meses o años”

Los niveles letales de CO2 persisten en esa línea del litoral. Entre los 3.000 desalojados de la costa, algunos piensan en un nuevo horizonte vital ante la incertidumbre de cuándo podrán volver a Puerto Naos
Volver a Puerto Naos
Volver a Puerto Naos, una meta que puede tardar “meses o años”. / DA

Entre los que han perdido todo bajo la colada y proyectan una nueva vida, con indemnizaciones por pérdida de vivienda que ya suman 100.000 euros a partir del incremento de las aportaciones de 30.000 y 10.000 euros del Gobierno canario y del Cabildo, respectivamente, y los que esperan la apertura de carreteras para llegar a sus casas, aisladas entre coladas o parcialmente afectadas en barrios como La Laguna, hay otras 3.000 personas que se mantienen desplazadas desde hace ya seis meses. No saben si podrán volver a Puerto Naos, donde están sus hogares, en unos días, unos meses o unos años.

Vecinos, empresarios y más de un centenar de trabajadores, que hasta el 19 de septiembre tenían su puesto en el ahora desolado hotel de la cadena Sol Meliá, han comenzado a preguntarse si no deberían comenzar a proyectar otros escenarios vitales, tanto en materia de vivienda (muchos de ellos siguen en casas de familiares o de alquiler), como con su futuro laboral, con los ERTE vigentes hasta junio por parte del Gobierno ante la crisis volcánica, ampliables hasta fin de año si fuera necesario.

El experto en medición de gases de origen volcánico Pedro Hernández, que cada día hace una lectura de los resultados actualizados en las mediciones de gases, explica que “el proceso del que se hace un seguimiento por parte del Involcan es como consecuencia de la propia actividad volcánica: se está produciendo una desgasificación del volcán y esto ocurre en cualquier erupción sino que se da en otras zonas volcánicas del mundo”.

“Llevamos meses con este problema y puede durar más meses e incluso años. Nuestra tarea es monitorizar esas emisiones y ver si van a menos, se mantienen o incluso aumentan”, indica.

Este es el escenario para un enclave, el del litoral del Valle, con bolsas de suelo que pronosticaban un gran desarrollo urbanístico y el aumento de plazas turísticas y residencial, ahora aislado y desolado, donde, en plena avenida, fuera de los edificios de viviendas, del supermercado y los restaurantes, los niveles de CO2 están por encima de los 40.000 PPM (partes por millón), cuando lo normal son 400 PPM. “Es un dióxido de carbono de origen volcánico – explica el vulcanólogo – que está generando problemas bastante serios, porque desplaza el oxígeno y es tóxico en las concentraciones que se están midiendo, lo que supone un peligro para la salud de las personas”.

Hay algunos antecedentes en zonas volcánicas de Europa que ahora cobran especial relevancia. Es el caso de la región italiana del Lacio, en un grupo de colinas conocidas como Colli albani, parte de un complejo volcánico inactivo al sureste de Roma y a unos 24 km al norte de Anzio. Allí se abrieron investigaciones en 1999 y 2001, pese a que las últimas erupciones datan de hace miles de años, tras encontrarse muertos rebaños de vacas y ovejas que pastaban en la zona.

Vigilancia con el objetivo de saber cuándo se podrá volver a Puerto Naos

El Cabildo se afana en señalizar el perímetro de las coladas para mejorar la seguridad de las personas al tratarse, principalmente de espacios que representan un riesgo debido a la presencia de gases o calor residual, entre otras cuestiones. Así lo ha puesto de manifiesto la consejera de Seguridad y Emergencias del Cabildo, Nieves Rosa Arroyo, quien ha destacado que la señalización se está instalando principalmente en los espacios de exclusión.

Asimismo, ha destacado que estos trabajos, que coordina el Cecopin (Centro de Coordinación Operativa Insular), se están llevando a cabo con personal de Gesplan, dentro del Plan Extraordinario de Empleo y Formación que financia el Gobierno de España.

La señalización se está instalando en puntos visibles, con el mensaje escrito en español e inglés. En la parte sur, la señalización ha comenzado de arriba hacia abajo, en dirección a Tacande. En la parte alta del cono trabajan en los bordes de piedras y la señalización del sendero por la pista de Cabeza de Vaca, y para acotar el acceso desde el Llano del Jable. Se está ultimando la señalización del sendero de acceso al cráter del volcán.

TE RECOMENDAMOS