internacional

Zelenski solo aceptará un ultimátum ruso “cuando todos hayamos muerto”

Ocho fallecidos en el bombardeo de un centro comercial en Kiev; Borrell dice que en Mariúpol se da “un masivo crimen de guerra”
Zelenski-ultimatun
El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski PRESIDENCIA DE UCRANIA 28/2/2022

Solo aceptarán un ultimátum ruso “cuando todos hayamos muerto”. Así respondió ayer en nombre de los ucranianos su presidente, Volodímir Zelenski, en respuesta al plazo puesto por Moscú para que los combatientes ucranianos de Mariúpol abandonaran la ciudad, un anuncio que extendió a otras ciudades que sufren el asedio de las tropas invasoras. “Ucrania no puede cumplir jamás un ultimátum de la Federación Rusa”, indicó.

En cualquier caso, apuntó, “los compromisos que se apalabren con Rusia deberán ser ratificados por la ciudadanía ucraniana a través de un referéndum”, dijo Zelenski, antes de recordar que está dispuesto a “hacer cualquier cosa” si los pasos que dé están respaldados por la ciudadanía.

Un día antes, Moscú propuso evacuar Mariúpol siempre que Ucrania reconociera el reconocimiento de la anexión de Crimea por Rusia, la independencia de Donetsk y Lugansk y la neutralidad del país. Esta renuncia al ingreso en la OTAN es la única aceptable para Zelenski.

El Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, denunció ayer el asedio ruso contra Mariúpol, asegurando que constituye un “crimen de guerra”, y abrió la puerta a redoblar las sanciones contra Moscú, incluido un embargo al petróleo ruso. “Rusia está cometiendo muchos crímenes de guerra. Lo que sucede en Mariúpol es un enorme crimen de guerra, están bombardeando y matando de forma indiscriminada”, señaló el jefe de la diplomacia comunitaria. El socialista catalán sostuvo, además, que Moscú se está saltando todas las reglas de la guerra, al emplear sus medios militares contra civiles. “No es una guerra, es la destrucción total de un país”, condenó.

Civiles

Al menos ocho personas murieron ayer como consecuencia de los bombardeos lanzados sobre las inmediaciones de un centro comercial en el distrito de Podilski, en Kiev, durante la madrugada del pasado domingo a ayer lunes. La Fiscalía ucraniana ha denunciado que los medios utilizados por las fuerzas rusas durante el ataque están “prohibidos por el Derecho Internacional”, por lo que ha decidido iniciar una investigación por “violaciones sobre las normas y leyes de la guerra”, así como por “asesinato premeditado.

Como resultado del bombardeo enemigo, se produjo un incendio en el estacionamiento y en el centro comercial (…) Las unidades de bomberos y rescate más cercanas llegaron al lugar de los hechos inmediatamente”, detallaron autoridades locales. Lo cierto es que Rusia ha reconocido haber usado dos veces su nuevo misil hipersónico Kinzhal en Ucrania. El pasado domingo, para destruir un depósito de combustible cerca de Mykolaiv, y un día antes, para bombardear un almacén subterráneo de municiones en el oeste.

El Kh-47M2 Kinzhal es un misil balístico de lanzamiento aéreo con capacidad nuclear. Puede transportar ojivas nucleares y convencionales, y alcanza velocidad Mach 10 (unos 12.300 km/h). Cuando se presentó en 2018, el Ministerio de Defensa ruso aseguró que este misil resulta ilocalizable para los radares enemigos. “No tiene misil análogo en el mundo”, dijeron.

TE RECOMENDAMOS