invasiÓn a ucrania

Horror en Ucrania: la UE denuncia “atrocidades” en Bucha

La retirada de las tropas rusas deja al descubierto la barbarie en las afueras de Kiev
La UE promete nuevas sanciones tras acusar a Rusia de cometer "atrocidades" en la ciudad de Bucha
Un vehículo destrozado en Bucha, en las afueras de Kiev. Mykhaylo Palinchak / SOPA Images

La liberación de la ciudad ucraniana de Bucha está mostrado el gran horror de la guerra. Cuando las columnas blindadas de Ucrania entraron en la urbe se encontraron con las calles bloquedas por tanques y sembradas de cuerpos de civiles asesinados. El alcalde de Kiev, Vitali Klitschkó, ha calificado lo ocurrido de “genocidio”.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha prometido nuevas sanciones a Rusia tras acusar a su ejército de cometer “atrocidades” en la ciudad ucraniana de Bucha, al norte de Kiev y recientemente liberada.

“Consternado por las espantosas imágenes de las atrocidades cometidas por el Ejército ruso en la región liberada de Kiev”, ha hecho saber Michel en un mensaje en Twitter, acompañado de la etiqueta “Masacre en Bucha”.

También la presidenta de la Comisión Europea ha condenado los “horrores inenarrables” descubiertos tras la retirada rusa y ha pedido “una investigación independiente urgente”. “Los responsables deben rendir cuentas”, ha remachado Von der Leyen a través de su cuenta en Twitter.

Mientras, el Alto Representante de la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, ha felicitado a Ucrania por la “liberación de la mayoría de la región de Kiev” –noticia que trascendió el sábado– y ha expresado su “conmoción” por las “atrocidades perpetradas por las fuerzas rusas”.

“La UE apoya a Ucrania para documentar los crímenes de guerra. Hay que juzgar todos los casos en el Tribunal Penal Internacional”, ha destacado Borrell, que ha prometido que “la UE seguirá apoyando firmemente a Ucrania”.

Michel ha prometido al Gobierno ucraniano y a las ONG el comienzo de una “recopilación de las pruebas necesarias para perseguir el caso en los tribunales internacionales” antes de prometer que “ya están en camino nuevas sanciones de la UE y más apoyo”.

De momento, el canciller alemán, Olaf Scholz, ha anunciado “medidas adicionales”. “Vamos a acordar en los próximos días medidas adicionales en el grupo de aliados” para que Putin y su entorno sufran las consecuencias, ha explicado.

“Vamos a seguir dando armas a Ucrania para que pueda defenderse frente a la invasión rusa”, ha subrayado. “El asesinato de civiles es un crimen de guerra. Debemos investigar incansablemente los crímenes cometidos por el Ejército ruso”, ha añadido.

Mientras, el ministro de Finanzas alemán y miembro clave de la coalición de Gobierno, Christian Lindner, ha anunciado que convocará este lunes a sus aliados europeos para discutir un endurecimiento de las sanciones contra Rusia tras denunciar “crímenes de guerra” cometidos por las tropas rusas en las zonas próximas a Kiev, de las que se han retirado en las últimas horas, empezando por ciudad de Bucha.

“A partir de mañana (lunes) discutiremos con nuestros socios cómo podemos endurecer aún más las sanciones contra el presidente de Rusia, Vladimir Putin”, ha hecho saber Lindner en su cuenta de Twitter. “Las imágenes de Bucha demuestra el carácter criminal de la guerra contra Ucrania. Es insoportable”, ha añadido.

El vicecanciller alemán Robert Habeck, y la ministra de Exteriores, Annalena Baerbock, se han sumado a Lindner en su condena y confirmado la convocatoria. “Este terrible crimen de guerra no puede quedar sin respuesta”, ha declarado Habeck al diario ‘Bild’.

Por su parte, el ministro de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, ha condenado también “en los términos más enérgicos tales actos que constituyen, si se confirman, crímenes de guerra”.

“Trabajaremos, junto con nuestros socios, las autoridades ucranianas y las jurisdicciones internacionales competentes, en particular el Tribunal Penal Internacional, para garantizar que estos actos no queden impunes y que los responsables sean juzgados y condenados”, ha hecho saber en un comunicado.

En el ámbito de las sanciones, el ministro de Exteriores francés ha apostado por “mantener y reforzar la presión económica e internacional sobre Rusia” para “obligar a las autoridades rusas a poner fin a la guerra de agresión que lanzaron el 24 de febrero contra Ucrania y cuyo precio humano e impacto humanitario es cada día más alto”.

Por otra parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha afirmado estar “horrorizado” por las noticias sobre masacres. “No habíamos visto tal brutalidad contra civiles en Europa desde hace décadas. Es absolutamente inaceptable que los civiles sean atacados y mueran”, ha afirmado en declaraciones a la CNN.

Más tarde, la portavoz de la OTAN Oana Lungescu se ha hecho eco de las palabras de Stoltenberg y ha pedido el fin de la guerra. “Putin debe poner fin a esta guerra. Los responsables deben rendir cuentas tras una investigación del Tribunal Penal Internacional (TPI) de los crímenes de guerra en Ucrania”, ha indicado Lungescu en Twitter.

Ucrania pide nuevas sanciones a Rusia “devastadoras”

Por su parte, el ministro de Exteriores de Ucrania, Dimitro Kuleba, ha acusado a las fuerzas rusas de orquestar una “masacre” en Bucha y ha pedido al G7 que emita una serie de “nuevas sanciones devastadoras” contra Moscú, con carácter inmediato.

“La masacre de Bucha ha sido deliberada. El objetivo de los rusos es el de eliminar a todos los ucranianos que puedan. Tenemos que detenerles y echarles a patadas”, ha declarado a través de su cuenta de Twitter.

“Demando nuevas y devastadoras sanciones del G7 ahora”, ha añadido el ministro, antes de proponer un embargo sobre el petróleo, el gas y el carbón rusos, el cierre de puertos a todos los barcos y bienes de Rusia, y la desconexión de todos los barcos rusos del mecanismo de intercambio financiero SWIFT.

Uno de los asesores de la Presidencia de Ucrania, Mijailo Podoliak, había acusado este sábado a Rusia de maniatar y asesinar a los civiles que las tropas ucranianas han encontrado sin vida tras recuperar la ciudad, al noroeste de Kiev.

“Los cuerpos de personas con las manos atadas, que han sido asesinadas a tiros por soldados rusos, yacían en las calles. Estas personas no estaban en el Ejército. No tenían armas. No representaban ninguna amenaza. ¿Cuántos casos más están ocurriendo ahora mismo en los territorios ocupados?”, ha expresado Podoliak en su cuenta de Twitter.

Podoliak ha compartido una imagen donde se muestran varios cuerpos en el suelo, uno de ellos con las manos visiblemente atadas a la espalda.

TE RECOMENDAMOS