cultura

La madera como pasión y como arte

J. Miguel Granados presenta hasta el miércoles en el Liceo de Taoro de La Orotava una muestra que refleja su evolución artística
La exposición entra ahora en su recta final. / DA

El Liceo de Taoro, en La Orotava, ofrece desde el pasado día 2 y hasta el próximo miércoles Madera para ApasionARTE, una propuesta expositiva del artista J. Miguel Granados en la que se pueden contemplar obras de su producción más reciente en un diálogo con piezas elaboradas con anterioridad.

De esta manera, la exposición refleja la evolución creativa de Granados, donde si bien, como él mismo explica, en los últimos tiempos ha ido incorporando diversos materiales, como pueden ser la cerámica, el vidrio o las fibras naturales, se mantiene fiel a sus raíces, donde el mayor protagonismo lo recibe la madera.

La exposición está abierta al público de lunes a domingo, en el horario de 10.00 a 14.00 y de 16.00 a 20.00 horas.

“Nuestro artista – expone el catedrático de instituto y licenciado en Historia del Arte Sebastián Estévez Pérez en un texto en el que presenta la muestra- nace en 1953 en Almería. Cuando tenía solo un año, sus padres emigran a la Argentina y allí pasará toda su infancia, adolescencia y juventud. A los 35 años regresa a España y, aunque pensaba instalarse en su Almería natal, los hados del destino lo dirigieron hacia el municipio de La Victoria de Acentejo, donde se asienta de forma definitiva y reside desde hace 33 años”.

Una de las obras expuestas. / DA

“Dotado de un gran instinto -apunta Estévez-, su inspiración parte de la naturaleza, de todo lo que le rodea; su curiosidad, dotes de observación e imaginación son ilimitados; nada escapa a su espíritu innovador. El resultado de esta experimentación lo presentamos en esta exposición que organiza el Liceo de Taoro: una propuesta de vanguardia, de apariencia moderna, futurista, diferente, donde son protagonistas de primer orden las geometrías esculpidas y una gran variedad de piezas. En ellas predomina lo casual, el juego creativo a merced del artista, el azar y lo lúdico”.

“Las obras exhibidas nos remiten al uso de materiales precarios convertidos en vehículo básico de comunicación artística”, apostilla el historiador del arte, “pero en los que nuestro artífice hace un guiño al espectador para que sea capaz de apreciar en ellas el deseo de ruptura con el anterior discurso realista o figurativo y amplíe, en consecuencia, su horizonte sensible”.

TE RECOMENDAMOS