santa cruz

Vuelven las procesiones a Santa Cruz aunque sin la Macarena y la Magna

El calvario de Pedro Artacho protagoniza el cartel de la Semana Santa en la capital, en la que el cronista José Manuel Ledesma lee mañana el pregón
Antonio Gómez (i), José Manuel Bermúdez y Juan Manuel Yanes
Antonio Gómez (i), José Manuel Bermúdez y Juan Manuel Yanes. S. M.

Con la caída de las restricciones impuestas por la pandemia, la normalidad recupera el pulso en la capital, aunque no del todo, puesto que las limitaciones de aforo que hasta hace poco estaban en vigor han impedido que uno de los pasos procesionales que más fervor despierta en Santa Cruz no salga a la calle en esta Semana Santa. Se trata de la Macarena y la imagen de Jesús Cautivo, que cada Jueves Santo procesionan en la capital. Tal y como explicó ayer el vicario episcopal de Santa Cruz, Juan Manuel Yanes, “al tratarse de imágenes que son portadas por costaleros, estos no han podido prepararse como es debido para sacar a la Macarena en procesión, por eso han optado por no salir este año”. Aún así, añadió, “las imágenes ya están en su trono en la iglesia de La Concepción donde podrán visitarse”.

Junto a este contratiempo en el año que se recuperan las procesiones en Santa Cruz, se suma que la procesión Magna de la capital, que se lleva haciendo desde 1994, tampoco podrá este año celebrarse como tal, es decir, con la participación de todos los pasos que representan la pasión de Cristo. En esta ocasión solo procesionará la Dolorosa y el Santo Entierro en un recorrido más reducido.

A pesar de estos dos contrariedades, Santa Cruz recupera su Semana Santa y lo hace a partir de mañana, cuando el cronista de la ciudad, José Manuel Ledesma, lea el pregón en la iglesia de la Concepción, a las 20.30 horas. Este mismo viernes tendrán la primera de las procesiones, la de la Dolorosa desde la Concepción.

Ayer se presentó el cartel y el programa, un cartel protagonizado por la imagen del calvario de Pedro Artacho, quien lo creó en 1602 para la iglesia de la Concepción de La Laguna. Una curiosidad de este calvario es que, a diferencia del resto, tal y como apuntó el arcipreste de Ofra, Antonio Gómez, no tiene la virgen de los Dolores, y sí que cuenta con las figuras de los dos ladrones, “el bueno y el malo”. Actualmente se encuentra en la sacristía de la Concepción.

El alcalde, José Manuel Bermúdez, manifestó que “el año pasado, con medidas de seguridad obligatorias, la Semana Santa chicharrera pudo ser celebrada en el interior de los templos. Fue, por decirlo así, una celebración más íntima, más de recogimiento” y añadió “las veneradas imágenes vuelven a las calles, para exhibir de nuevo el rico patrimonio mueble, legado de siglos de devoción y fe en la ciudad, y herencia también de un pasado comercial y cosmopolita”.

Asimismo, aprovechó la ocasión para invitar “a los tinerfeños y tinerfeñas a descubrir una Semana Santa diferente, como es la de Santa Cruz, y agradecer al Vicario General, a la Diócesis y a todos quienes hacen posible que la capital recupere, por fin, esta celebración tan arraigada en el sentimiento popular chicharrero”.

TE RECOMENDAMOS