economía

La inflación marcó un nuevo récord histórico del 8.1% en Europa en mayo

El descontrol general de los precios redobla la presión sobre el BCE para acelerar el fin de la era del dinero barato y subir tipos
La inflación marcó un nuevo récord histórico del 8.1% en Europa en mayo

El nivel de precios marcó en mayo un nuevo máximo histórico en la eurozona debido al aumento desbocado de la factura energética y de los alimentos, que se ha descontrolado todavía más desde el estallido de la guerra en Ucrania y que empieza a contagiarse al resto de productos.

En concreto, la inflación anual se disparó hasta el 8,1% el mes que ahora termina, 0,7 puntos más que en abril, según la estimación preliminar publicada este martes por Eurostat, la oficina estadística comunitaria. Un incremento que pulveriza de nuevo todos los récords desde la creación del euro. Y que cuadriplica el objetivo del 2% que ha establecido el Banco Central Europeo (BCE).

Si se analizan los principales componentes de la inflación de la eurozona, la mayor subida corresponde a la energía (39,2% de incremento anual frente al 37,5% de abril); seguida de alimentación, alcohol y tabaco (7,5% frente al 6,3% en abril); productos industriales no energéticos (4,2% frente al 3,8% en abril) y servicios (3,5% comparado con el 3,3% en abril).

Inflación subyacente

inflación
La inflación marcó un nuevo récord histórico del 8.1% en Europa en mayo

Por su parte, la inflación subyacente (que excluye los componentes más volátiles como son la energía, alimentos no procesados, alcohol y tabaco) también sube del 3,5% en abril al 3,8% en mayo.

Los incrementos de precios más fuertes se registran en Estonia (20,1%), Lituania (18,5%), Letonia (16,4%), Eslovaquia (11,8%), Grecia (10,7%) y Holanda (10,2%). En España, la inflación subió en mayo hasta el 8,5%, cuatro décimas más que la media de la eurozona.

Pero incluso los países con menos tensiones inflacionistas superan ampliamente el objetivo del 2% del Banco Central Europeo, como Malta (5,6%) o Francia (5,8%).

Subidas de tipos

Precisamente, el mal dato de inflación redobla la presión sobre el BCE para acelerar el fin de la era del dinero barato y subir los tipos de interés. En su reunión de la semana que viene en Holanda, el Consejo de Gobierno tiene previsto concluir todos sus programas de compra de deuda pública de los países de la eurozona. Unos planes que permitieron mantener bajo control la prima de riesgo de España e Italia durante la pandemia.

Además, la presidenta Christine Lagarde ya ha anunciado que su objetivo es poner fin a la larga etapa de tipos negativos en la eurozona en septiembre. Dado que el tipo de la facilidad de depósito se encuentra ahora mismo en el -0,5%, eso significa que habrá una primera subida de 0,25 puntos en julio y otra de 0,25 en septiembre.

“Lo que vemos hoy es que es apropiado salir de los tipos negativos para finales del tercer trimestre, y que el proceso debe ser gradual. El enfoque natural es que la normalización avance en tramos de 25 puntos básicos, por lo que un aumento de 25 puntos básicos en las reuniones de julio y septiembre sería el ritmo de referencia“, ha dicho el economista jefe del BCE, Philip Lane.

Sin embargo, los halcones del Consejo de Gobierno –Alemania, Holanda y Austria– presionan para una actuación más contundente contra la inflación ya en la reunión de julio, con una subida de 0,5 puntos de una tacada. Los datos de inflación disparada conocidos este martes les dan la razón.

TE RECOMENDAMOS