superconfidencial

¿Carnaval?

Eso de un carnaval en junio, con la pandemia subiendo, ¿no creen ustedes que sobra? Un carnaval en junio es extemporáneo e innecesario, porque está fuera de fecha y porque la pandemia, que es mortal, en una sociedad consciente debería impedir su celebración. Yo no hago más que manifestar mi opinión, si me quieren poner verde, allá ustedes. Yo no participo en la fiesta y espero no sufrir sus consecuencias, porque en estos asuntos pagan siempre justos por pecadores. Si a los estadios y pabellones se recomienda que se acuda con mascarilla, a las fiestas de carnaval debería ser obligatoria esta prenda preventiva. Pero da la casualidad de que la gente se inhibe, no la lleva y las consecuencias pueden ser terribles. ¿Quién será después el responsable? ¿La autoridad? ¿El pueblo en general? Los expertos recomiendan que se tomen precauciones pero la gente, sobre todo la gente joven, se toma las cosas a la ligera. Sin acordarse de padres y de abuelos, que conforman la parte más sensible de la población y la más susceptible de sufrir la enfermedad, sin que les importe a los insensatos inundar los hospitales e, incluso, morir o que mueran otros. Yo no habría celebrado el carnaval, lo hubiera mantenido suspendido hasta que el panorama epidemiológico se aclarara más. Si hemos sido capaces de poner el virus en su sitio, tras tanto sacrificio, ¿para qué cagarla ahora exponiendo a la gente a una nueva cepa o a las cepas viejas? El carnaval es completamente prescindible y más cuando la fecha de su celebración tradicional ha quedado muy atrás. No pasa nada por esperar, no sufre la diversión algo irreparable si se espera un poco. Si lo que estoy diciendo es o no sensato se verá pronto, pero a mí celebrar la fiesta me parece un disparate.

TE RECOMENDAMOS