política

El Consejo de Ministros destina a las Islas más de 360 millones

Torres agradece al Gobierno central estas “transferencias relevantes”; fundamentalmente, los 302 millones de euros para la transición energética: “Descarbonización y renovables”
Ángel Víctor Torres (c) y el consejero José Antonio Valbuena, la semana pasada con la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.
Ángel Víctor Torres (c) y el consejero José Antonio Valbuena, la semana pasada con la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. DA

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, agradeció ayer el “compromiso del Gobierno de España” con la comunidad autónoma tras haber aprobado, en el Consejo de Ministros, cuatro acuerdos que en conjunto suponen una inversión de más de 360 millones de euros. Se trata de dos reales decretos para la mejora de la competitividad turística (50 millones) y para la financiación de actuaciones contempladas en la Estrategia de Energía Sostenible en Canarias (302 millones). Además, se ha autorizado la distribución de 7,3 millones de euros para la preservación del espacio litoral y de los recursos hídricos -concretamente, para la adaptación al riesgo de inundación y la digitalización del ciclo del agua- y otros 3,2 millones más para actuaciones de conservación de la biodiversidad marina.

En declaraciones a los medios de comunicación, Torres ha comentado que el de ayer fue “un día importante para Canarias”, con estas transferencias “relevantes”; fundamentalmente, los 302 millones de euros para la transición energética. De ese dinero que aporta el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, que gestiona la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, son de gestión directa del Ejecutivo autonómico. El mandatario recalcó que, con estos fondos, “se avanzará en la descarbonización, en el desarrollo de las energías renovables y se multiplicará por 10 el autoconsumo”. El cuatripartito “ya está trabajando en la convocatoria” para acceder a estas subvenciones.

“El Gobierno quiere acelerar la descarbonización en Canarias y Baleares de forma socialmente justa y medioambientalmente responsable”, se lee en las referencias del Consejo de Ministros, “con especial sensibilidad por el uso del suelo -dadas las restricciones territoriales de los archipiélagos- y del desarrollo de proyectos innovadores asociados al almacenamiento, la gestión de la demanda o la integración de renovables”. Se incluyen “actuaciones ligadas al ciclo del agua, uno de los sectores con mayor consumo energético en las islas, y al despliegue de la infraestructura de recarga para el vehículo eléctrico”. Las comunidades autónomas serán las encargadas de llevar a cabo las actuaciones, que “tendrán un auténtico impacto transformador en el ámbito energético de los dos archipiélagos”. La potencia renovable instalada en estos territorios “se verá más que duplicada, de manera que superen un tercio de aportación renovable a su mix eléctrico, mientras que el autoconsumo se multiplicará por diez en Canarias y por seis en Baleares”. Asimismo, se electrificarán rutas marítimas.

El Consejo de Ministros ha liberado una partida de 100 millones de euros, que distribuirá la Comisión Sectorial de Medio Ambiente, de los cuales 6.518.000 euros son para Canarias. De la inversión total, 40 millones de euros se dedican a la digitalización de las administraciones de las comunidades autónomas con competencia en la gestión del dominio público hidráulico a través de las demarcaciones intracomunitarias.

Adaptación

En materia turística, los 50 millones en ayudas, procedentes de los fondos Next Generation EU, servirán para financiar actuaciones que permitan a Canarias “adaptar su economía, altamente turística, a caídas en la demanda”, como la que siguió a la propagación de la COVID, “impactos sobre operadores turísticos” u otras adversidades. Se podrán beneficiar de estas subvenciones las actuaciones de recualificación de infraestructura turística obsoleta, las inversiones en infraestructura pública -particularmente, las que incidan en la mejora del atractivo de los espacios públicos-, la promoción de la movilidad sostenible o la gestión medioambiental de playas y su puesta en valor con equipamientos.

El refuerzo de servicios públicos (administración, seguridad y sanitarios) en zonas de gran afluencia turística, la formación de los jóvenes, alternativas al sol y la playa y la promoción desestacionalizada del destino también entran en el catálogo. Las empresas de transporte que faciliten la conectividad con la Península serán incentivadas.

TE RECOMENDAMOS