superconfidencial

La gasolina

O lvídense vuestras mercedes, lo que va a arreglar el problema del tráfico no van a ser los proyectos de vías no redactados y siempre anunciados, los dineros de los presupuestos, ni el precio de los automóviles. Lo que va a solucionar para siempre el problema del tráfico es el precio de la gasolina. Ayer, sábado, tuve que ir al centro comercial El Trompo a recoger un encargo. Por primera vez en mi vida, y era sábado y mitad de mes, ayer no había tráfico. Ni un coche me encontré en la recta del surtidor de Las Arenas al centro comercial a las seis de la tarde y esto no es normal ni siquiera de madrugada. Así que la actual fluidez del tráfico la atribuyo yo a que la gasolina creo que está a casi dos euros y a que los conductores prefieren quedarse en casa antes de arrancar sus troncomóviles los fines de semana, ya que cuanto más viejos son más combustible consumen. De nada valen los céntimos de ayudas porque la gasolina y el gasoil siguen subiendo, situándose en máximos históricos. No están al alcance de unos bolsillos que guardan telarañas. ¿Responde todo esto a una estrategia mundial para que se adquieran los carísimos coches eléctricos? No lo sé. Desde que vivimos entre pandemias provocadas y enemigos invisibles, me lo creo todo. Está claro que estamos inmersos en una época oscura, en la que triunfan teorías peligrosas y el individuo no puede hacer nada de nada, sino callar. Para nosotros los ciudadanos es como si nos hubiéramos adentrado en un mundo desconocido, con enemigos singulares que nos acechan y nos someten a desafíos constantes, que luego se solucionan experimentando con nosotros mismos, como cobayas. Yo, desde el covid, ando bastante despistado. Quizá sea que el ciclo ha terminado.

TE RECOMENDAMOS