superconfidencial

No valemos un duro

El Parlamento de Canarias, poblado de iletrados, reconoce ahora que la presión demográfica sobre Canarias es insostenible y que las islas no aguantan más. Pero es que con una nación colonial que nos tutela, gobernada por un sociópata, y con sus políticas con Marruecos y ahora con Argelia, me da que Canarias será la gran víctima de esta insensatez. El Parlamento regional ha tardado años en, al menos, tomar nota de lo que algunos diputados sensatos habían denunciado hace muchos años: la colonización silenciosa de estas islas por parte de Marruecos, que ya tiene mayor número de empadronados en las islas más orientales que España. Los países vecinos no tienen más que abrir y cerrar la espita de las pateras, al albur de lo contentos o descontentos que estén con España, para asfixiar Canarias. Y los ministros de Exteriores de España, desde Margallo que los tiene bien puestos, han sido una caca, unos segundones al servicio de lo que les dicta el jefe, que no sabe ya qué mentira poner en circulación para contentar a comunistas, etarras y secesionistas que tiene como aliados. Somos presos de nuestra política interior y no digamos de la exterior. Desde que perdimos Guinea a cambio de nada –para enriquecer a rusos y a chinos porque resulta que había petróleo en sus aguas-, España va dando tumbos y más tumbos y acabará perdiendo Canarias, que es el oscuro objeto de deseo de Marruecos. Nos entregarán a cambio de nada, como hicieron con el Sahara, con un dictador moribundo, un joven príncipe al que mandaron al matadero y una nación odiada en Europa. No les queda sino Canarias, que es otra colonia, a la que ni siquiera son capaces de defender en la Unión. No valemos un duro. Somos sólo una moneda de cambio.

TE RECOMENDAMOS