superconfidencial

El archivo de Manuel Perdomo Alfonso

Tras haber leído –me dice María del Mar Perdomo que me lee todos los días— mi artículo sobre los periodistas muertos, me confiesa las vicisitudes por las que ha pasado el impresionante archivo de su padre. Se le ofreció al Archivo Histórico Provincial y no lo quisieron. Se le ofreció al TEA y tampoco. Finalmente le fue ofrecido al Ayuntamiento de Santa Cruz y ni siquiera dieron una respuesta coherente. Ha acabado en Güímar, donde no existe personal cualificado en el Ayuntamiento para ponerlo en orden. En ese archivo, que Manolo Perdomo mimó con todas sus fuerzas, hay fotografías inéditas, textos que nadie se puede imaginar y toda clase de objetos que glosan gestas de las islas, fundamentalmente de Tenerife. Se trata de un archivo histórico en toda regla que María del Mar quiere que no se pierda. Ella es historiadora, aunque actualmente no se dedica a esta disciplina. ¿Por qué Güímar? Pues porque Perdomo fue practicante en ese pueblo y su hija quiso tener un detalle con sus habitantes. Pero ahí está el archivo, en cajas, sin que Güímar aproveche lo que tiene en sus manos. Ni siquiera se ha formalizado oficialmente su entrega. Me dice María del Mar que una vez viajó con sus padres a Argentina y que trajeron catorce maletas llenas de cosas relacionadas con Canarias; y yo lo creo, porque en Argentina, concretamente en Buenos Aires, existe un legado de las islas que haría las delicias de cualquier coleccionista. Así que ya sabemos dónde está el archivo de Manolo Perdomo Alfonso, ahora lo que hace falta saber es que hará Güímar con él. Si está bien conservado y custodiado y si van a contratar a un archivero profesional para que lo ordene. Si no tienen dinero, que los ayude el Cabildo, que para eso está.

TE RECOMENDAMOS