el charco hondo

El espacio

Distintos astrónomos del Instituto Tecnológico de Massachusetts y de otros centros de investigación han detectado una señal de radio tan extraña como persistente que, procedente de una galaxia lejana, al parecer parpadea con sorprendente regularidad. Según los científicos, lo hace con un patrón parecido al latido de un corazón, y podría situarse a unos mil millones de años luz; pero, como ocurre con lo que se ha dado en llamar el espacio de Yolanda Díaz, se desconoce su ubicación exacta. El espacio de la vicepresidenta, ese latido que con entusiasmo mal disimulado están difundiendo los coros polifónicos de la derecha emergente, también persiste hasta tres segundos, con ráfagas de ondas de radio que se repiten en boletines e informativos cada 0,2 segundos en un claro patrón periódico, similar al de un corazón que late, con indudable parecido al impulso que con idéntico objetivo se brindó años atrás (desde la derecha, también) a los de Pablo Iglesias, para atomizar en lo posible el relato, la presencia, los apoyos y las estrategias de lo que se mueve al lado izquierdo de la pista. Díaz resta. Suma, sí, pero a las oxigenadas expectativas de quienes han encontrado en Feijóo el motor que estaban buscando y en Díaz al caballo de Troya que vieron, pero ya no, en Iglesias. La última señal de radio que nos ha llegado de la galaxia de la vicepresidenta del Gobierno ha consistido en contar, a quienes habitan el sistema solar y adyacentes, que su plataforma ciudadana no se presentará a las elecciones locales, y, sin tiempo a que millones de españoles estrangulados por la inflación pudieran gestionar su disgusto, Díaz, a unos mil millones de años luz de las urgencias que tienen a la gente con el agua al cuello, deja para otro momento la decisión de si se presentará o no en las generales, duda que, obviamente, solo despejará si suma con suma o, en su caso, si cuenta con la financiación que requiere cualquier campaña por modesta que sea. No ha sido la única onda de radio que ha latido en las últimas horas. Echenique, portavoz de ya no se sabe bien qué o quiénes, ha proclamado que Yolanda Díaz debe ser la candidata de todos, es decir, de todos lo que todavía quedan, de ya no se sabe bien qué o quiénes. A lado izquierdo del río no aprendieron mucho con lo que pasó en las elecciones andaluzas. No se han enterado de que la calle está a mil millones de años luz de las señales que emiten quienes, entretenidos con su sopa de letras, tienen a los suyos distraídos y desmovilizados. El problema del espacio de Yolanda Díaz es que está perdido en el espacio.

TE RECOMENDAMOS