superconfidencial

Tiempos modernos

El 40,8% de la población de Canarias no llega a final de mes; 192.000 kilos de basura dejaron en la calle los ciudadanos en este carnaval de Santa Cruz, extemporáneo y traicionero; miles de casos nuevos de covid recrudecen la pandemia (pero ya no se contabilizan sino los afectados mayores de 65 años); y una paradoja: la Policía Nacional felicita a los ciudadanos por su civismo, que consiste en que no se hayan producido altercados ni delitos graves durante las fiestas. No importa que la sanidad esté colapsada por la pandemia, ni que un perrito haya sido abandonado y no haga sino temblar en el refugio; y se va a morir, porque sus dueños no lo van a recoger. No importa que vacas, toros y bueyes sean maltratados en las romerías, pinchándolos sus boyeros para obligarlos a arrastrar un peso superior al límite de sus fuerzas. Tampoco importa que una ministra iletrada, elevada a su cargo por haber sido pareja de Pablo Iglesias, se coja un Falcon del Ejército del Aire, que ahora también es del espacio sideral, y se plante en Estados Unidos a nadie sabe qué, huyendo de la cumbre de la OTAN. Ese viaje lo pagamos usted y yo, pero yo no puedo irme de vacaciones porque a lo mejor soy uno de ese 40,8% de canarios que no llega a final de mes. Tiempos modernos, señores. Nunca ha existido tanta falta de libertad, incluso en los pequeños detalles. Las pensiones no dan para comer, Hacienda te acecha y embarga incluso a los pensionistas, sin piedad. O sea, con una mano te lo dan y con la otra te lo quitan. Los datos económicos son tan malos que hay que asaltar el INE, no mejorar esos datos. ¿Me tiro por un barranco?

TE RECOMENDAMOS