tribuna

Respuesta a Juan José Sansó

El pasado 30 de julio de 2022, en este mismo periódico, José Juan Sansó Fernández, al que no tengo el gusto de conocer personalmente y portavoz de Salto a la Transición Ecológica, hacía unas réplicas a declaraciones mías, en las que pedía a los responsables del Gobierno de Canarias, en materia energética, información sobre la situación administrativa, burocrática y política sobre la futura Planta de Bombeo Reversible en Tenerife.

Antes que nada, agradecerle el tono, educación y corrección de sus apreciaciones y al mismo tiempo, la oportunidad que me brinda, para clarificar algunos temas, que pudieran dar motivo a controversia injustificada o en todo caso, quedar deformados, que seguro que usted ni yo deseamos. De una lectura atenta de mis manifestaciones, queda claro que en ningún momento he dicho que el gas natural y la energía nuclear sean energías verdes, lo que, si he plasmado, es que las autoridades europeas le daban esta consideración, a efectos de ayudas económicas, como apoyo durante la transición hacia las que realmente lo son, “con el objetivo de acelerar la descarbonización con el apoyo de fuentes que generen menores emisiones”. Lo dicho anteriormente, es la política que la Unión Europea tiene en la materia y con la cual estoy plenamente de acuerdo, otra cosa, es que usted y la Asociación que representa discrepen de ella que, por cierto, es muy legítimo y respetable.

Su desacuerdo con la política energética marcada desde la Unión Europea también queda patente cuando dice, que el gas natural no aporta a la descarbonización, dando a entender que da lo mismo seguir utilizando gas-oil o fuel, como se hace actualmente. Todo mi respeto para su disconformidad, pero he de decirle, que un somero repaso de las características de cada uno de esos combustibles, como poder calorífico y emisiones en la combustión, desmienten su afirmación.

Manifiesta que la entrada del gas natural perpetúa o lo hará en el futuro, la limitación de energías renovables y nada más lejos de la realidad. Lo que verdaderamente restringe la penetración de renovables, es la ausencia de instalaciones de almacenamiento, ya sean baterías o plantas de bombeo, aunque tenemos que admitir que, en sistemas aislados, como los isleños, es decir, los nuestros, la estabilidad o sincronismo, lo aportan los motores de combustión térmica y la de bombeo hidráulica, cuando de ella se disponga. El mix del futuro en Canarias, debe contemplar muchos factores que garanticen la seguridad del suministro, utilizando las renovables con prioridad.

Quiero manifestarle mi acuerdo y reconocimiento, con la preocupación por todo lo que implica el cambio climático, la problemática que genera y aquí mi convicción de que no debemos seguir quemando fuel y gas-oil los próximos treinta años, hasta el 2050, limite que pone la Unión Europea para la descarbonización total, sino gas natural, durante algunas décadas como mínimo, como mera transición, disminuyéndolo paulatinamente a la disposición de otros combustibles o de otras técnicas de generación eléctrica. Es lo que se entiende, llanamente, por periodo pasajero o provisional.

En la actualidad, la aportación anual de las energías renovables en Canarias es de aproximadamente del 20% y en la Península en torno al 50%, según el Operador del sistema. La pregunta clave es ¿cómo se entiende o como va a lograr el Gobierno de Canarias, pretender alcanzar el 100% renovable en el año 2040, diez años antes que el Gobierno del Estado y de la Unión Europea, que ponen ese objetivo para el año 2050, partiendo de situaciones tan dispares? es por lógica y pura realidad una utopía ideológica en el tiempo, entre otros motivos, por la propia debilidad e incompetencia manifiesta de la propia Consejería de Transición Ecológica y demás cosas del Gobierno de Canarias, para diligenciar rápido, eficaz y contundentemente cualquier asunto que gestiona.

Celebrando nuestra coincidencia en la necesidad de una planta de almacenamiento en Tenerife, me atrevo a sugerirle, que se interesara por la misma ante el Gobierno del que dice sentirse orgulloso y que parece no tener prisa o interés alguno sobre el particular. Sinceramente es un placer compartir diferencias sin acritud, ni frentismo alguno, sino desde el convencimiento personal que cada cual tiene, con respeto mutuo. Por mi parte, dejo terminado por escrito estas diferencias y me pongo a su disposición para hablarlas personalmente, si le parece conveniente.

* Presidente de Fepeco

TE RECOMENDAMOS